Se aprobó la reforma del Código de Tránsito y el Régimen de Faltas que aumenta las penas contra los transportes de pasajeros que funcionen en forma irregular, como el caso de la aplicación UBER. Además promueve mayores sanciones contra los micros escolares que trasladen manifestantes sin habilitación.