La insólita medida fue tomada por una magistrada de Concordia, Entre Ríos.


Una jueza de Concordia ordenó que un acusado de robo agravado, que cumple arresto domiciliario, sea llevado por la policía dos veces por semanas a pescar.

La decisión fue tomada por la magistrada María Luján de Giorgio sobre Kevin Rodrigo Fernado Berguñan. La policía se niega a cumplir la orden y argumenta que no tiene personal para cuidar al preso las dos veces por semana en un club de pesca.

Berguñan está acusado de robo agravado, robo agravado en grado de tentativa, hurto y hurto agravado en grado de tentativa.

El acusado cumple arresto domiciliario en su casa de Benito Legerén. Pero está bajo tratamiento de rehabilitación por sus adicciones, según informa La Nación.

Como parte de su tratamiento contra las adicciones se recomendó que realizara actividad deportiva y Berguñan optó por la pesca.

En el oficio que la jueza le envió al jefe de Policía de Concordia señala que debe trasladarlo desde su domicilio “al club de pesca” los días martes y jueves de 16 a 18 horas a fin de practicar actividades deportivas. BAJO SEVERA CUSTODIA (en mayúscula en el original)”.