De igual modo, queda por debajo de la inflación. Con la actualización, en el año aumentarán 51%, mientras que la proyección inflacionaria va entre 49% y 55%.

 

Los haberes que cobrarán en septiembre los jubilados, pensionados y demás beneficiarios de la Seguridad Social (excepto la AUH) tendrán un aumento del 12,2%. En diciembre habrá un incremento del 8,71%, número muy por debajo de la inflación que se espera para los próximos meses.

Con el aumento del 11,83% de marzo, el 10,74% de junio, el 12,22% de septiembre y el 8,71% de diciembre a febrero de 2020, el incremento acumulado sumará 51,03%. Por otro lado, las consultoras privadas estiman para 2019 una inflación de entre 50% y 55% (Ecolatina 50%, ACM 53% y LCG 55%), y la Anses del 49,2%.

De ese modo, salvo alguna compensación por el salto inflacionario de estos días, los haberes previsionales acumularán una pérdida estimada de casi el 19%.

Con excepción de 2017, en los últimos cuatro años las jubilaciones y demás prestaciones aumentaron menos que la inflación. En 2016, con una inflación del 40,7%, los haberes subieron el 31,7%. En 2017, la movilidad fue del 28,5% contra una inflación del 24,8%. En 2018, la suba de los precios fue del 47,6%, y los haberes aumentaron el 28,5%.

Los beneficiaros de la AUH, por su parte, recibirán en diciembre un aumento menor porque en marzo se les adelantaron los incrementos de todo el año, con una suba del 46%. En este caso, deberían completar la diferencia.

Este nuevo dato del 8,71% –que se conoce con 4 meses de anticipación a su efectivización– surge tras la difusión oficial de la evolución de los salarios formales entre abril y junio (6,95%), según el índice Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE).

 

Será solo de un 11,8%. También habrá mejoras para la AUH y las asignaciones familiares.

 

Desde la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) se informó un nuevo aumento de 11,83% a partir del 1 de marzo que alcanzará a jubilados, pensionados, beneficiarios de asignaciones familiares, Asignación Universal por Hijo y demás prestaciones de la Seguridad Social.

El incremento, que alcanza a más de 17, 7 millones de personas, beneficiará a 8,5 millones de jubilados y pensionados; 1,5 millones de Pensiones No Contributivas (PNC) y Pensiones Universales para el Adulto Mayor (PUAM) y más de 9,2 millones de asignaciones por hijo.

Con este primer aumento, la jubilación mínima pasará de $9309,10 a $10.410,37 en marzo y la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) ascenderá de $7447,28 a $8328,29.

En tanto, el monto de la Asignación Universal por Hijo se incrementará de $1816 a $2031, favoreciendo en forma directa a 4 millones de niños de 2,3 millones de familias. Por su parte, la Asignación por Hijo con Discapacidad se elevará de $5919 a $6620.

También aumentará la Ayuda Escolar Anual a $1701 por hijo, que el Estado paga a los trabajadores formales, a quienes cobran la PUAM, la Prestación por Desempleo y la Asignación Universal.

Cabe recordar que este nuevo dato del 11,83% surgió tras conocerse los valores de la evolución de los salarios y de la inflación de julio, agosto y septiembre, correspondientes al tercer trimestre de 2018, que se toman en cuenta para calcular los aumentos de marzo, abril y mayo de este año con la nueva fórmula de movilidad.

Con una inflación en ascenso, y salarios a la baja, ese retraso de seis meses determinó una pérdida adicional del poder de compra. Recién cuando la inflación empieza a bajar podría recuperarse parte de la pérdida.

 

Un juez de Tierra del Fuego le negó su reincorporación como jefe de la UDAI Tolhuin y una indemnización por daños morales.

Facundo Nahuel D’Elía, uno de los cinco hijos del dirigente piquetero Luis D’Elía que trabajaba en ANSES durante el kirchnerismo, no podrá volver al organismo de previsión social tras ver rechazada una presentación judicial en ese sentido.

El juez Federico H. Calvete decidió que Facundo Nahuel no se reincorpore a su antiguo puesto como jefe de la UDAI Tolhuin de Tierra del Fuego, ni que cobre una indemnización por haber sido expulsado del organismo por no haber presentado su título secundario.

El caso surgió en 2014, tras una denuncia de la Procuración General, bajo el control de Alejandra Gils Carbó. No sólo Facundo Nahuel, sino otros hijos de D’Elía trabajaban en ANSES sin haber presentado el título secundario, un requisito indispensable para trabajar en cualquier dependencia.

Además,  se comprobó -mediante una certificación de estudios aportada por Facundo Nahuel D’Elúa- que adeuda materias de primer y segundo año (concluido en Diciembre de 2006) y tercer año completo del ciclo POLIMODAL que rige en materia de estudios en la Provincia de Buenos Aires.

El hecho fue denunciado por jubilados argentinos de Esquel. Se trataría de chilenos que también percibirían una pensión en su pensión.


Cerca de veinte ciudadanos chilenos fueron denunciados por el cobro de jubilaciones en Argentina mientras residen en Faleufú, Chile, y cobran allí otra jubilación.

La denuncia fue presentada por un grupo de jubilados argentinos que concurren todos los meses a la filial de ANSES en Esquel y se encontraron con los jubilados chilenos que sólo cruzan la frontera en día de cobro, según pudo corroborar el organismo luego de chequear datos de Migraciones.

«El problema es que también cobran la jubilación en Chile. Es decir, nunca notificaron el cambio de domicilio, mantienen ambas jubilaciones y eso es un delito. Se naturalizaron, obtuvieron el DNI argentino e iniciaron los trámites para cobrar una suma importante, cada mes, en nuestro país», explicó a Infobae, Osvaldo Zampella, titular de la UDAI ANSES de Esquel.

Esquel

Los jubilados chilenos cruzan la frontera desde Futaleufú, un pueblo de tres mil habitantes en el sur chileno, desde el cual demoran cerca de hora y media en llegar hasta Esquel.

«La problemática se empieza a suscitar cuando extranjeros, chilenos en este caso, muchos de los cuales llegaron allá por el año 1974 para trabajar en la obra de Futaleufú, se han quedado algunos años en Argentina. Han hecho algunos aportes, nunca llegando a la cantidad de 30 años que es lo que solicita ANSES y hoy cruzan mensualmente la frontera, en días de cobro, para llevarse un dinero que no les corresponde», marcó el diario Política Chubut.
«Ingresan los días de cobro y ese mismo día regresan a Chile. Les lleva menos de 4 horas realizar el trámite. Además cobran el beneficio de vivir en una zona austral, lo que aumenta esa percepción en un 40%«, señaló Zampella. Todos los jubilados de la Patagonia cobran un plus del 40% por zona austral, por lo que una jubilación mínima es de $10,672,30
Zampella estimó que esa oficina entrega $300.000 al mes en jubilaciones a gente que no le corresponde cobrarla y sostuvo que es una situación que se repite en muchas oficinas de ANSES cercanas a pasos fronterizos.
«Si no tienen nada que esconder se presentarán. Si cruzan para intentar cobrar, allí veremos cuál es la situación de cada uno. Si transcurren 90 días, ANSES les retendrá el monto que perciben cada mes y deberán concurrir a las oficinas«, sentenció.