El Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires presentó la denuncia contra Nahuel Ojeda ante el fiscal Maximiliano Vence. 

 

Tras las fuertes amenazas a través de las redes sociales del barrabrava Nahuel Ojeda al presidente de River Rodolfo D’Onofrio, el Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires presentó una denuncia penal contra Ojeda en la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas número 8, ante el fiscal Maximiliano Vence.

Tras los incidentes previo al partido que el club millonario se enfrentó con Godoy Cruz en Lanús por la Copa Argentina donde quedaron detenidos 51 barras, Ojeda utilizó su cuenta de Instagram para amenazar de muerte al presidente y hasta advertir que podría aparecen durante el próximo encuentro en que el Millonario jugará de local en el Monumental, el domingo ante Vélez.

El miércoles, decenas de barras de una facción fueron detenidos en medio de una noche cargada de violencia: en los ingresos, además, hubo serios incidentes entre la policía y los hinchas, que terminó con varios heridos.

“Del club vas a salir como un colador”, se puede leer en la misma cuenta, sumado a varios insultos.

Por su parte, respecto a los incidentes en Lanús D’Onofrio afirmó: “Espero que la Policía explique lo que hizo”. Y agregó: “Es una locura. Por un lado, no lo puedo creer, porque la Policia se podría haber llevado las felicitaciones más grandes por el procedimiento para detener a quienes iban armados, porque habían logrado prever y evitar algo que podría haber sido fatal. Pero es una lástima que se haya opacado, porque, de acuerdo a las informaciones que tengo, (la gente que fue reprimida) era gente que nada tenía que ver con los otros tipos”.

 

De acuerdo a lo que contó el empresario de medios, luego de una serie de cruces “el presidente lo mandó al ministro Aguad” a meterle “una denuncia penal” en su contra.

 

Tras una fuerte denuncia por parte del empresario de medias Daniel Vila contra el presidente Mauricio Macri y el ministro de Defensa Oscar Aguad por supuestas presiones, el fiscal federal Guillermo Marijuan denunció y pidió investigar la denuncia del titular del Grupo América.

De acuerdo a una entrevista en el programa Animales Sueltos, el empresario contó detalles de un conflicto que tuvo con Macri “apenas asumió”, relacionados con el “espectro” (la frecuencia de la señal del canal que posee para brindar distinto tipo de servicios) y por el que guardó conversaciones supuestamente comprometedoras con Macri, que dijo no tener problemas en presentarlas ante la justicia.

Vila aseguró que luego de una serie de cruces con Macri, “el presidente lo mandó al ministro Aguad” a meterle “una denuncia penal” en su contra. Y según el mismo relato del titular del Grupo América, luego de llegar a un acuerdo con el presidente de la Nación, Macri le mandó un WhatsApp diciendo que “ya le había dado instrucciones al procurador para que dejara sin efecto la denuncia penal”.

El relato de Daniel Vila

Cuando él (por Macri) asume me pide que la empresa que yo represento, Supercanal, le devolviera al Estado el espectro; nosotros estábamos en una situación de conflicto, con unas medidas judiciales que paralizaban el espectro y él me pidió que se lo devolviera. Yo le dije que no podía”. contó Vila.

Luego aclaró: “Finalmente yo le entregué un papel que desistía de esas medidas judiciales y él se comprometió conmigo a guardarlo y entregarlo solo el día que yo vendiera mi empresa. Como no lo hizo y presentó ese documento judicial antes de tiempo, los abogados de la empresa tenían sus reaseguros y evitaron que ese espectro volviera al Estado”.

“¿Qué hizo ahí el presidente? Lo mandó al ministro Aguad a meterme una denuncia penal. Cuando le devolví el espectro me mandó un WhatsApp diciendo que ya le había dado instrucciones al procurador para que dejara sin efecto la denuncia penal”.

Ante esa situación, para Vila es “no es solo meterse con la libertad sino que también es inmiscuirse en el poder judicial, cosa que está prohibido porque esta es una República con división de poderes”.

Tras el relato, y consultado qué pasaría si un fiscal lo cita a declarar por esos dichos, el empresario aseguró que “no tendría ningún problema”. “Tengo el teléfono, tengo los WhatsApp, con gusto los voy a llevar. Es más, no solo tengo los WhatsApp si no que saqué fotocopias de capturas telefónicas y las he hecho certificar por escribano”, concluyó.

 

Anahí de la Fuente, una exempleada del Centro Cultural San Martín denunció acoso sexual y maltrato físico por parte del exdirector del instituto.

 

Como acompañaron a la actriz Thelma Fardin en su denuncia contra Juan Darthés por violación el año pasado, el colectivo Actrices Argentinas apoyó la denuncia penal por acoso sexual y maltrato físico contra el exdirector del Centro Cultural San Martín Diego Pimentel formulada en julio de este año por Anahí de la Fuente, una exempleada del instituto.

En conferencia de prensa desde el auditorio Bauen del centro porteño, y con la presencia de 60 organizaciones feministas y transfeministas de la cultura, la educación y los DDHH, algunas de las referentes leyeron un comunicado anunciando que acompañarán a la denunciante.

De la Fuente es maquilladora profesional, performer y comunicadora. Había comenzado a trabajar en el área de Comunicación del centro cultural como community manager en junio de 2017. Según relató ella misma a Infobae, decidió decir basta después de un año y diez meses, en marzo de 2019.

En aquella oportunidad, ella pidió que la reubiquen, que la cambien de área, que la alejen de su acosador. No solo no ocurrió, sino que terminó despedida. “Me quedé sin trabajo, sigo sin trabajo. Esta persona renunció pero a mí lo que me interesa es pedir por mi trabajo. No tuve ninguna respuesta. Hay más denunciantes y en este caso hay testigos que sufrieron lo mismo. Y más personas que no se acercaron porque no se animaron a hacer denuncias”, contó la joven esta tarde.

Su denuncia, realizada en julio pasado, quedó asentada en la Fiscalía N° 16 especializada en violencia de género, a cargo de Claudia Barcia. “Convocamos hoy para dar un mensaje urgente a la sociedad, a los medios y a los espacios políticos. Acompañamos en este acto la denuncia penal de Anahí De La Fuente que sufrió acoso y maltrato dentro del Centro Cultural San Martín por un directivo que a su vez es responsable de una cátedra de la UNA”, empezaron la lectura las artistas, tras la palabra de De la Fuente.

En otra parte del comunicado que leyeron exigieron “eliminar la precarización laboral y las contrataciones basura, que dejan a les empleades en estado de vulnerabilidad frente al maltrato, acoso y abuso. Esto es parte de un sistema que atenta contra la integridad física y emocional de las personas”.

“Reclamamos la eliminación del nepotismo como forma de designación de cargos. Queremos concursos transparentes, que además de tener en cuenta la capacidad de oficio de les concursantes, evalúen su criterio respecto de la perspectiva de género. Somos SESENTA organizaciones que decidimos unirnos para poner este tema frente a los ojos de la sociedad”, sostuvieron.

¿Quién es Diego Pimentel?

Es arquitecto, docente universitario y curador. En 2015 asumió como director del centro cultural de calle Sarmiento. Si bien renunció a su puesto a fines de agosto, en su perfil de la red social Linkedin, Pimentel todavía figura como Director General del Centro Cultural General San Martín, cargo que asumió en diciembre de 2015.

El hombre es graduado de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. Profesor Titular de la Universidad de San Andrés y de la Universidad Nacional de las Artes (UNA), también se desempeña como consultor independiente en proyectos de arte, diseño y tecnología para instituciones, gobiernos y empresas.

Tras las acusaciones, lo primero que hizo el funcionario fue tomarse una licencia hasta el 20 de agosto. A la semana siguiente, presentó su renuncia ante el ministerio de Cultura porteño alegando “motivos personales”.

Consultado por el diario Clarín, Pimentel dice que espera justicia: “Estoy bien y atento al cauce administrativo, ya que estoy convencido de que es una injusticia y lo voy a probar. Estoy tranquilo”.

En la Universidad Nacional de las Artes (UNA), donde dicta clases, le hicieron un escrache. Y se supo que habría sido medicado por picos de presión y ataques de pánico.

Nazareno Calvo contó que en febrero el periodista lo encerró y lo subió a la vereda. “Me chocó y se bajó del auto diciendo que era policía”, aseguró.

 

Tras el accidente que protagonizó el periodista Eugenio Veppo el sábado en la madrugada donde atropelló a los agentes de tránsito Cinthia Choque (quien murió) y Santiago Siciliano, que está internado en el Hospital Fernández, ahora habló un joven que ya había protagonizado un incidente con el periodista.

En febrero, Veppo se llevó por delante a Nazareno Calvo, un repartidor de comida que iba en su moto. “Veníamos por avenida Directorio, este señor por el carril derecho y yo por el izquierdo. Quiso pasarse de lado sin mirar y le empiezo a golpear el auto. Cuando me vio me tiró el auto encima y me tuve que subir a la vereda, me pegué contra una reja y me lastimé todo”, dijo el joven.

Calvo contó que él terminó con “las manos y rodillas ensangrentadas. La cara también porque se me salió el casco”. Y continuó: “Veppo se bajó diciendo que era policía y me echaba la culpa en vez de pedirme perdón. Se quería ir, pero me puse delante del auto y llame al 911. Ahí me empezó a grabar con el teléfono y me decías cosas para provocarme”.

El periodista jamás le quiso dar los datos del seguro, según relató pero el motociclista logró saber el nombre ya que escuchó cuando hablaba con la Policía y con esa información hizo la denuncia.

Por este incidente, que Veppo no le contó a su abogado, José Luis Ferrari renunció como defensor. “Esta causa no me hacía bien, por eso me aparté”, reconoció.

Durante una entrevista, el letrado contó que los acompañantes declararon que Veppo “venía zigzagueando a alta velocidad y que no pudo frenar cuando vio a los agentes de tránsito”.

“Su amigo le dijo: ‘atropellaste a dos personas. Presentate y asistilas”, señaló Ferrari, según lo que el acompañante le advirtió a Veppo. “Eugenio tomó vino en un asado esa noche”, reveló y agregó: “En mi nombre le pido disculpas a las familias de Cinthia y Santiago”.

 

Será este jueves en el auditorio Bauen.


Actrices Argentinas, agrupación impulsada por varias figuras del espectáculo local, volvió a convocar una conferencia de prensa para denunciar un nuevo caso de acoso sexual y maltrato, este jueves a las 18.30 en el auditorio Bauen.

De la misma forma, el colectivo feminista reveló la acusación por abuso que radicó Thelma Fardin contra Juan Dhartés en Nicaragua. En un comunicado de prensa, indicaron que el objetivo del llamado es “visibilizar el acoso sexual y el maltrato dentro del ámbito laboral precarizado, a raíz del acompañamiento a la denuncia de un caso paradigmático para la cultura, la educación y el Estado”.

El grupo está compuesto por autoras, escritoras, directoras, técnicas de cine, bailarinas, músicas, trabajadoras de centros culturales, movimientos feministas, transfeministas y organizaciones de derechos humanos del ámbito local.

“Llegó la hora de la emancipación política de nuestros cuerpos. Estamos unidas. Somos cada vez más”, cierra la nota enviada este martes.

La última conferencia que brindó el colectivo de mujeres fue la del día 11 de diciembre de 2018 en el Multiteatro de la Avenida Corrientes, cuando la Fardín hizo pública su denuncia penal por violación contra Darthés con un impactante video en el que relató su experiencia en un hotel de Nicaragua en 2009, cuando ella solo tenía 16 años y estaba en una gira internacional de Patito Feo.

En ese entonces, la joven fue acompañada por Griselda Siciliani, Nancy Duplaá, Cecilia Roth, Dolores Fonzi, Julieta Cardinali, Julieta Díaz, Julieta Ortega, Violeta Urtizberea, Cecilia Dopazo, Cristina Banegas, Mirta Busnelli, Muriel Santa Ana, Julieta Zylberberg, Lali Espósito y Laura Azcurra.

 

La comisionada presentó otro duro informe sobre la situación en país bajo el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

 

En un discurso en la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet presentó un duro nuevo informe sobre la situación en Venezuela bajo el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Bachelet, denunció este lunes más casos de “posibles ejecuciones extrajudiciales”, así como de “torturas y malos tratos” de detenidos en el país. “Mi Oficina ha seguido documentando casos de posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las Fuerzas de Acción Especiales de la Policía Nacional -conocidas como FAES- en algunos barrios del país”, destacó.

La exmandataria chilena precisó que tan solo en el pasado mes de julio la organización no-gubernamental ‘Monitor de Víctimas’ “identificó 57 nuevos casos de presuntas ejecuciones cometidas por miembros del FAES en Caracas”. Además, indicó que su oficina documentó “casos de tortura y malos tratos, tanto físicos como psicológicos, de personas arbitrariamente privadas de su libertad, en particular de militares”.

Durante el primer informe presentado el pasado 5 de julio, se había denunciado la “erosión del Estado de derecho” en Venezuela, advirtiendo también que las sanciones internacionales agravaban la crisis en el país. “La situación de derechos humanos sigue afectando a millones de personas en Venezuela y con claros impactos desestabilizadores en la región”, reiteró Bachelet precisando que la economía “atraviesa lo que podría ser el episodio hiperinflacionario más agudo que haya experimentado” América Latina.

Por último, insistió en que las sanciones del gobierno del presidente estadounidense Donald Trump contra el gobierno de Maduro contribuyen a “agravar la situación humanitaria” del país.

Venezuela vive la peor crisis en la historia reciente, reflejada en hiperinflación, el desplome de su vital producción de crudo y el éxodo de 3,6 millones de personas desde principios de 2016.

 

La denuncia la hizo la mamá de la víctima en San Pedro. El acusado tiene otra causa abierta por el abuso sexual de otra menor.

 

Una joven de 19 años denunció a su pareja y padre de su hija de violar a la beba de 7 meses. El hombre de 29 años, fue detenido.

Tras la denuncia, los médicos que asistieron a la beba en la guardia Hospital Subzonal Doctor Emilio Ruffa y una médica forense, corroboraron el relato de la madre al constatar heridas compatibles con las de un abuso sexual.

En las últimas horas, el acusado fue apresado en una casa construida con chapas y nylon en Lavalle y Rivadavia. En ese momento, descubrieron que era el mismo hombre que en marzo de este mismo año había sido denunciado por la violación de una nena de 6 años.

La joven y su pareja estaban separados desde hace un tiempo, pero seguían viviendo en la misma casa.

La investigación quedó en manos de la fiscal Viviana Marisa Ramos, quien ya imputó al padre de la víctima y lo indagará en las próximas horas por el delito de “abuso sexual agravado”.

El acusado, Gustavo Figueroa, fue separado de su cargo y enfrentará una causa penal.

 

Durante nueve años, un hombre trabajó como médico legista de la Policía de Tucumán con una matrícula de un profesional fallecido.

El ministro de Seguridad de Tucumán Claudio Maley, informó que una consulta a la Universidad Nacional de la provincia fue clave para comprobar que no se registran certificados analíticos emitidos a nombre del acusado, Gustavo Figueroa.

La irregularidad fue descubierta en el Ministerio de Salud y puso en alerta al responsable del área que controla a la policía provincial, quien comprobó la veracidad de la denuncia realizada por personas cercanas al acusado.

De esta manera, el falso médico fue separado del cargo y sometido a una causa penal tras descubrirse que utilizaba la matrícula de un profesional fallecido. Figueroa prestaba servicios desde 2010 en la Unidad Regional Sur de la Policía local, ya que se trata de una persona radicada en Concepción.

En la Dirección de Fiscalización del Sistema Provincial de Salud (Sirposa) se comprobó que Figueroa forjó toda la documentación con la que logró ingresar a la fuerza policial utilizando la matrícula de un médico fallecido, agregaron las fuentes.

“Luego de formular la denuncia en el Ministerio Público Fiscal se lo pasó a disponibilidad y ahora está bajo situación procesal de la Justicia”, señalaron desde el Ministerio.

Por el momento, el acusado sigue en libertad mientras avanza el proceso al que es sometido.

 

Una adolescente acusó a un compañero de curso. El acusado quedó procesado, pero en libertad. Ambos jóvenes habían viajado desde la ciudad de Rosario.

 

Una adolescente de 17 años denunció ante la Justicia de Río Negro que fue violada durante el viaje de egresados en Bariloche.

La víctima, acusó a un compañero de curso, de 18, de haber abusado de ella en una habitación del hotel donde se encontraban alojados. El presunto agresor fue demorado y puesto en libertad un día después, aunque se le inició una causa por el delito de abuso sexual y seguirá bajo investigación.

El secretario de Turismo del municipio rionegrino Gastón Burlón confirmó ante el diario La Capital que los menores, cuya identidad se mantiene bajo reserva, eran “compañeros de toda la vida”. Además, el funcionario indicó que la víctima fue acompañada por el coordinador de la empresa de turismo a hacer la denuncia y que ambos recibieron asistencia psicológica hasta que sus familiares llegaron a buscarlos. “La justicia tiene sus tiempos, los chicos ya están en Rosario”, señaló.

Según trascendió, el hecho ocurrió en el hotel Lagos Andinos, un complejo de dos estrellas ubicado en el centro de la ciudad, a dos cuadras del lago Nahuel Huapi y a 50 metros de la principal calle comercial.

 

Según denunció la víctima, el cura, en estado de ebriedad, lo manoseó mientras él y otros chicos cocinaban para un evento solidario.

 

Un alumno del Instituto San José de Liniers denunció a un sacerdote de abuso. El hecho ocurrió mientras la víctima y sus compañeros estaban cocinando en el establecimiento para un evento solidario.

Según la denuncia, el cura chileno Nelson Pérez Jerez de la Parroquia Tránsito de San José bajó de su habitación en estado de ebriedad y manoseó al joven delante de los demás chicos.

“Durante el año recibí mensajes que decían ‘te quiero’, ‘te aprecio muchísimo’, hasta el punto que me dijo ‘Te Amo’. En ese momento lo sentí fuera de lugar e intenté dejar de conversar por WhatsApp”, aseguró Tiago, la víctima.

Un sábado de julio, el grupo misionero arregló para ir por la tarde a la cocina de la Parroquia para cocinar empanadas, para luego venderlas y recaudar fondos para la Misión Solidaria de invierno de este año y, de acuerdo al relato del joven “por cuestiones de tiempo no alcanzamos a hacer las empanadas y Arul accedió a que siguiéramos cocinando”.

Pasada las 12 de la noche, “Nelson Jerez bajó de su habitación en un estado alcohólico bastante intenso y comenzó a hacer chistes a los chicos del grupo, de los cuales 3 eran chicas mayores, un chico mayor, 6 chicos menores y yo. A las chicas les dijo en ‘broma’ que iban al Grupo Misionero para estar conmigo y verme porque soy un pibe lindo. Después toqueteaba a los chicos (el pelo, los hombros) y constantemente se acercaba a mí y me hablaba”, continuó relatando la víctima.

Todo el tiempo, el cura buscaba abrazarlo y se encontraba muy cerca de él, lo tomaba con el brazo de la cintura y lo acercaba. “En esos momentos lo sacaba, pero no me podía ir del lugar porque estaba cocinando. Luego de cierto punto comenzamos a pedirle a Nelson que se fuera a dormir, de todas las maneras posibles. Todos los chicos estaban incómodos con lo que pasaba”, señaló Tiago.

La situación se tornó insoportable, a tal punto que Pérez Jerez “riéndose se acercó y me agarró fuertemente del culo. Mis compañeros del grupo lo vieron y se acercaron, pero en el medio de esa situación, volvió a pasar y me agarró nuevamente el culo…”. Durante varios días Tiago quiso minimizar lo vivido, pero sus compañeros, al verlo mal, no dudaron en recurrir a las autoridades.

El adolescente finalmente decidió contarle todo a sus papás, quienes hicieron la denuncia que quedó radicada en el juzgado N° 63 a cargo de la fiscalía N° 1.

Desde el Colegio San José de Liniers, difundieron un comunicado donde detallaron que se decidió “separar al sacerdote de toda responsabilidad y tarea, hasta tanto el tema sea debidamente aclarado”, pero según señalaron padres de alumnos de la institución, “será apartado sólo por 90 días”.

Jerez cuenta con graves antecedentes de abuso y adulteración de certificados de defunción en un hogar de chicos discapacitados en Chile, donde fue director durante 20 años, consigna Crónica.