Para el fiscal la causa de Dolores es “una maniobra fraudulenta para perjudicar” la investigación de la megacausa de corrupción.

 

El fiscal federal Carlos Stornelli aseguró en una nota con La Cornisa que rechazó la citación del juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla, porque se trata de «una maniobra fraudulenta para perjudicar» la causa de los cuadernos que se abrió a partir de unas anotaciones que hizo Oscar Centeno, ex chofer del ex funcionario kirchnerista Roberto Baratta.

Stornelli afirmó que la denuncia contra él, efectuada por el empresario Pedro Etchebest por presunto soborno, era “una operación” y remarcó que “a medida que fue pasando el tiempo, aparecieron más elementos que abonaban la postura de que esto era una maniobra fraudulenta desde antes de que se iniciara la causa”, en referencia a los audios que luego trascendieron de conversaciones entre funcionarios kirchneristas detenidos en la causa de los cuadernos.

Según el funcionario judicial, ante la decisión del magistrado de Dolores de declararlo en rebeldía, es un fallo que su entender “no está firme”, debido a que continúa apelando para sostener la vigencia de sus fueros por ser integrante del Ministerio Público. “Los fueros no son privilegios personales, sino que existen para proteger las investigaciones que llevamos adelante”, explicó.

Stornelli está acusado por sus vínculos con D’Alessio y además se lo investiga por presunto espionaje ilegal. Ramos Padilla ya pidió su remoción y el desafuero, luego de que el fiscal faltara a cuatro citaciones a indagatoria. La Cámara Federal de Mar del Plata confirmó el estado de rebeldía.

Consultado nuevamente por los motivos por los cuales no fue a declarar ante Ramos Padilla, Stornelli dijo: “Primero no fui por consejo de mi abogado, segundo porque inmediatamente percibí que era una maniobra para interceptar mi investigación y que esto iba al corazón de la causa cuadernos”.

Y agregó: “Yo debo proteger la investigación. Sabíamos desde el inicio que esto era una maniobra para voltear la investigación, para lograr objetivos que pudieran llevar a recusaciones y a nulidades”. Asimismo, detalló que “la inmunidad funcional es para proteger a los fiscales y a sus investigaciones”.

“Es mí deber no ir y explicar en los órganos superiores estas razones”, añadió el fiscal y recordó que la declaración de “rebeldía” en su contra por no haber respondido a las citaciones de Ramos Padilla “no está firme”, sino todavía en instancia de apelación.

 

El fiscal apuntó contra la investigación que lleva adelante el juez Ramos Padilla quien lo acusa de espionaje ilegal.

 

A días de tener que presentarse tras la quinta citación por parte del fiscal Alejo Ramos Padilla en la causa de espionaje ilegal, el fiscal Carlos Stornelli rompió el silencio y aseguró que la causa de Dolores busca “voltear el caso de los cuadernos”.

Durante una entrevista con La Nación +, aseguró que eso sucede “sin ninguna duda” y sostuvo que “hay muchos elementos de prueba que así lo dicen”.

“Lo primero que detecté y denuncié fue la intervención de este señor que apareció como enviado, infiltrado lo que fuera y yo recibí de buena fe y después fuimos descubriendo cosas de que habría actuado en connivencia no solo con la persona que llevó a Pinamar, sino con otras personas con quienes habrían armado este operativo”, señaló el fiscal sobre el supuesto abogado Marcelo D’Alessio.

Por tal motivo explicó que “no fui a Dolores” ya que lo consideró como “un ataque que lo tenemos recontrademostrado directo contra una investigación; lo que corresponde es el camino que yo elegí”.

Stornelli, fiscal del caso de los cuadernos, está acusado por sus vínculos con el falso abogado Marcelo D’Alessio y además se lo investiga por hechos vinculados a presunto espionaje ilegal. Ramos Padilla ya pidió su remoción y el desafuero, luego de que el fiscal faltara a cuatro citaciones a indagatoria. La Cámara Federal de Mar del Plata confirmó la semana pasada el estado de rebeldía.

 

Así los solicitó el fiscal Diego Luciani por considerarla de interés para el proceso judicial que empezará este martes en Comodoro Py.

 

En el juicio que afrontará este martes la expresidenta Cristina Kirchner en la causa por fraude en la Obra Pública, ahora buscan incorporar la causa de los cuadernos como prueba.

Así lo solicitó el fiscal Diego Luciani quien insistió con tener aquellas pruebas que están en poder del juez federal Claudio Bonadio y, en función de ello, pidió al Tribunal Oral Federal 2 que se incorporen ad effectun videndi, esto es, por ser de interés para el juicio que se viene, en función de que parte de las dádivas que registró el remisero Oscar Centeno en sus cuadernos estarían relacionadas con el manejo de la obra pública durante el kirchnerismo.

“Esta parte se reserva el derecho de incorporar aquellas piezas procesales que dado el caso estime de interés, y a solicitar las medidas de prueba que fruto de ello son pertinentes”, aclaró Luciani en el escrito presentado.

Las obras bajo sospecha de haber sido direccionadas al empresario Lázaro Báez serán peritadas por la Corte Suprema de Justicia, cuyos expertos aseguraron que las pruebas estarán terminadas a mitad de año, cuando el juicio ya esté avanzado.

Sin embargo, esta no es la única causa que el fiscal pidió para analizar otras pruebas. También reclamó que el juez Julián Ercolini aporte documentación de una causa por lavado de dinero contra el empresario Lázaro Báez y el financista Ernesto Clarens; y otra ante el Tribunal Oral Federal 4 por encubrimiento hacia las actividades del empresario hoy detenido.

Por otra parte, según informa NA, entre junio y julio próximo, es decir, con el juicio ya en marcha, los expertos contadores de la Corte Suprema de Justicia entregarán una pericia encargada por el Tribunal sobre las obras bajo sospecha.

Son un total de cinco obras de las 51 que a modo de muestreo analizarán los peritos de la Corte para determinar si existieron sobreprecios. Las cinco obras analizadas serán tres de la ruta nacional 3, sobre pavimentación de distintas trazas, una de la ruta nacional 47, y otra de la ruta 288.

El magistrado estará ausente del 1 al 15 de mayo.

 

El juez Sebastián Casanello resultó sorteado en la Cámara Federal porteña para reemplazar a su colega Claudio Bonadio al frente del juzgado ante la licencia de éste durante los primeros días de mayo.

Así, Casanello no sólo se hará cargo del juzgado federal 11 del 1° al 15 del próximo mes, sino que también estará al frente de la causa por los cuadernos de la corrupción, entre otras, según informaron fuentes judiciales.

En esas dos semanas se descuenta que no habrá novedades de relevancia en la investigación de los cuadernos, mientras se prepara el requerimiento de elevación a juicio oral del tramo del caso que ya tiene procesamientos confirmados por la Cámara Federal, explicaron fuentes del caso.

En dicha causa está procesada con prisión preventiva la expresidenta Cristina Kirchner, quien deberá notificarse en los tribunales federales de Retiro de un nuevo procesamiento dictado en su contra el jueves último por nuevos casos de cohecho.

 

También procesó a Gerardo Ferreyra de Electroingeniería, preso en Marcos Paz, y a Roberto Baratta, detenido en Ezeiza.

 

El juez Claudio Bonadio amplió el procesamiento de Cristina Krichner en la causa de los cuadernos y le ratificaron su prisión preventiva, que se hará efectiva cuando “el Senado de la Nación apruebe su desafuero, o bien, cuando cesen sus fueros”.

El juez consideró que esa explicación es “inverosímil, aún si se tiene en cuenta que el destinatario del dinero recolectado en el ámbito del Ministerio señalado era el Secretario Privado de Presidencia y este era entregado, principalmente, en un domicilio de su propiedad”, según la resolución.

Además de la exmandataria fueron procesados los responsables de la firma Electroingeniería, encabezados por el detenido Gustavo Ferreyra detenido desde agosto pasado y acusado de ser miembro de la asociación ilícita; y el ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Roberto Baratta, procesado como organizador de la banda, entre otros.

En el fallo, se analiza cinco entregas de dinero que habrían sido parte de los viajes relatados por el chofer Oscar Centeno y que no habían sido incluidos en un primer procesamiento. “La prueba recolectada en estas actuaciones dejó al descubierto la existencia de varios sistemas de recaudación que funcionaban en el ámbito del citado Ministerio, en lo concerniente a la obra pública, las concesiones viales y el transporte, cada uno con una forma establecida y personas encargadas de coordinar y retirar los pagos realizados por directivos de empresas con contratos de obra pública o concesionarias de servicios públicos”, sostuvo Bonadio.

Por su parte, Cristina negó los hechos y subrayó que la cantidad de procesamientos que tiene en su contra son una persecución, pero el juez lo consideró “un mero intento de mejorar su situación procesal, ya que no se condice con lo que surge de las constancias incorporadas a estas actuaciones”.

Resolución del juez Bonadio que amplía el procesamiento de Cristina Fernández de Kirchner:

doc-28324 (1) by Será Justicia on Scribd

Así lo aseguró el abogado del excontador. En las últimas horas había dado detalles del modo en el que transportaban la plata de los sobornos.

 

Tras las polémicas declaraciones de Víctor Manzanares donde habló de los detalles del modo en que se trasladaban los bolsos con dinero desde El Calafate a Buenos Aires, horas más tarde, el abogado del excontador de la familia Kirchner ratificó los dichos de su defendido.

Pero no sólo afirmó esos dichos, sino que además el letrado Roberto Herrera aseguró que Manzanares “tiene más para contar”. “De hecho, el 5 de febrero, cuando hizo la segunda declaración ante el fiscal Carlos Stornelli, decidió ampliar la declaración cuatro veces”, recordó en una entrevista televisiva en TN.

VER: “‘Acá nadie roba nada, es la comisión que se cobra a la patria por hacer las cosas bien’”, confesó Manzanares

Las confirmaciones del letrado coinciden con las que ya había pronunciado Manzanares quien había asegurado tener “un as bajo la manga”. “Manzanares aportó información sobre los lugares donde podría encontrarse la plata. Él sabía dónde estaba el dinero y dio detalles muy precisos del modo en que se fueron transformando esos lugares”, sostuvo.

Por otro lado, Herrera insistió en que su defendido “actuaba como testaferro de Daniel Muñoz” y explicó que fue “el propio Manzanares el que pidió que no buscaran su excarcelación porque se sentía culpable por lo que hizo”. E insistió en que Muñoz fue quien involucro al contador en el traslado de los bolsos

 

En otro escrito, el chofer contó cómo le informaban en código a Néstor Kirchner la recaudación de las coimas.

 

 

En una declaración espontánea que fue presentada en un manuscrito de diez páginas, el exchofer de Roberto Baratta Oscar Centeno cuenta que su jefe mantenía informado a Néstor Kirchner sobre el avance de los negocios ilegales con mensajes claves.

En el marco de la causa de los cuadernos, Centeno cuenta en esa presentación que fue entregado al juez Claudio Bonadio que Baratta contabilizaba “de parte de Pescarmona, 173 litros EE.UU.; de transporte, 650 litros EE.UU y de Atucha, 165 litros Europa”.

En su declaración no hay interpretaciones ni detalles sobre ese código, pero no sería extravagante suponer que los litros podrían ser miles, que EE.UU sería el sinónimo de dólares, y Europa de euros. Esa posible lectura sólo se asocia al contenido de los bolsos que el Toyota de Centeno iba recogiendo y entregando por toda la ciudad día tras día.

“Me siento orgulloso de haber enfrentado el riesgo de seguir escribiendo hasta el final de la gestión kirchnerista, y que los cuadernos hayan sido de utilidad para el esclarecimiento de los hechos que se investigan en la presente causa de corrupción más grande de los últimos tiempos”, relata el chofer en el comienzo de su escrito, publicado por el diario La Nación.

El chofer también repasó cómo fue contratado por el ministerio de Planificación a través de una agencia, repitió que el trato recibido por su jefe era “distante y soberbio de su parte, se enojaba por simples cosas”, y que en alguna ocasión Baratta hasta habría manifestado su ira con golpes a su auto.

Más allá de la utilidad que estos nuevos detalles puedan o no tener para la investigación, ratifican la intención de Centeno de colaborar con el caso, y la libertad con que mantiene su decisión de hacerlo.

“Desde el lugar donde me encuentro privado de cierta libertad -como imputado colaborador es custodiado por personal asignado por el ministerio de Justicia- y por consecuencia de esta gente que organizaron un grupo para desvalijar las arcas del país, aprovechando y usando el cargo que ejercían como funcionarios de la Nación, para delinquir lo más que pudieron, ahora por todo lo que leí y veo a veces en las noticias, me doy cuenta de la magnitud de los hechos. Siempre a derecho”, concluye el chofer.