Se le atribuyen 318 hechos de estafa y cuatro de lavado.


La jueza federal María Servini procesó al empresario Enrique Blaksley Señorans por los delitos de lavado de dinero y estafa, así como a otros integrantes de la financiera Hope Funds.

Blaksley está sospechado de una defraudación calculada por la fiscal del caso, Alejandra Mangano, en 1500 millones de pesos y que involucró a al menos 2230 damnificados. El financista fue procesado por 318 hechos de estafa y cuatro de lavado.

La magistrada ratificó la prisión preventiva de Blaksley y todos sus socios. El financista se encuentra detenido en el complejo penitenciario de Ezeiza, bajo el mismo protocolo de seguridad de el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

Servini también procesó al socio de Blaksley en el directorio de Hope Funds, Federico Dolinkué con prisión preventiva y un embargo de 1833 millones; a Alejandro Miguel Carozzino, gerente administrativo del entramado de firmas vinculadas a Blaksley y a Verónica Vega, cuñada de Blaksley, a la que también se le dictó la prisión preventiva.

Enrique Blaskley pasó su primera noche detenido y fue trasladado a primera hora a los tribunales de Retiro.


El presidente y socio mayoritario de la financiera Hope Funds, Enrique Blaskley Señorans, pasó su primera noche tras las rejas en la Comisaría Comunal N°4 de Parque Patricios y declarará este martes ante la jueza María Servini. Al conocido como el «Madoff argentino» se lo acusa de estafa y lavado de dinero.

La Policía de la Ciudad lo arrestó ayer por la mañana en su casa del country Pacheco Golf, en el marco de 38 allanamientos ordenados por Servini en los que también cayó uno de sus socios, Alejandro Carozzino.

La jueza extendió pedidos de detención para Federico Dolinkué, socio minoritario de Hope Funds, y Verónica Vega, cuñada de Blaskley y una de las principales reclutadoras de ahorristas.

Por otra parte, la magistrada citó a declarar a 13 personas. Entre ellas se encuentran la esposa de Blaskley, María Mercedes Vega, sus tres hermanos, y su ex abogado Pablo Andrés Willa.

El financista será indagado durante la mañana de este martes por Servini y volverá a su lugar de detención, a la espera de saber hacia que penal será derivado.

Compró un auto en forma online y fue estafado. Los jueces sostuvieron que el fraude era evidente y el cliente no tomó las precauciones básicas.

Se trata de una estafa que ocurrió a través de Mercado Libre con la compra de un vehículo. La víctima se llama Esteban Kosten, quien en 2013 compró un auto que se ofertaba en esa página, a muy bajo precio: nunca lo obtuvo.

Según el fallo, firmado por los jueces Gerardo Vassallo, Juan Garibotto y Pablo Heredia, el demandante había visto el coche en un aviso online. El supuesto vendedor, entonces, le pidió que pagara todo el monto, más gastos de entrega y gestoría, con giros internacionales con intervención de una empresa local.

El auto nunca fue entregado, con lo cual el comprador-víctima, fue entonces a la Justicia para reclamar que Mercado Libre le devolviera el dinero, más una indemnización por daño moral. Según consigna Clarí, Kosten, en su demanda, alegaba que el sitio de comercio online le había indicado por mail realizar la operación por medio de una empresa local llamada «Mercado de Pago» y que le había recomendado cubrir una suma de «gastos de entrega y documentación».

La demanda de la víctima fue negada en primera instancia y confirmada por la Cámara Comercial. Los camaristas entendieron que el sitio web, como mero intermediario, no tuvo la culpa por lo que pasó.

«No hay prueba de que Mercado Libre S.R.L. con anterioridad a la fecha de la operación hubiera tenido conocimiento efectivo de una ilicitud en ciernes», dice el fallo. Aseguró que la página «se comportó como un simple sitio de alojamiento de datos (hosting)» y que «no realiza una función de corredor, es decir, no se obliga ante una parte a mediar en la negociación y conclusión de uno o varios negocios».

De esta forma, los jueces concluyeron que el comprador fue “víctima de su propia torpeza” por no darse cuenta de la estafa, pese a múltiples indicios en ese sentido. Consideraron, además, que no tomó los recaudos debidos para una operación de este tipo. Por eso, no sólo no le dieron nada, sino que tendrá que pagar los gastos del juicio.

La detenida engañó a tres personas con este falso cargo para venderle paquetes de viaje para el Mundial de Rusia 2018.


Una mujer de 39 años que se hacía pasar por jefa de prensa de Juliana Awada fue detenida por efectivos de la Policía Federal, acusada de estafar a mujeres a las que les exigía $150.000 a cambio de viajar al Mundial de Rusia 2018.

Para intentar hacer caer a sus potenciales víctimas, la mujer explicaba que el viaje a Rusia era organizado por Presidencia de la Nación. Delante de ellas simulaba charlas con Awada por teléfono celular sobre eventos ficticios o pedidos de entrevistas.

La falsa jefa de prensa se llama Florencia Bergamini y trabaja como recepcionista en una empresa constructora que tiene sus oficinas frente a la Plaza San Martín.

La estafadora elegía a las víctimas a través de su marido, y decía tener trato directo con la primera dama, incluso en un perfil de la red social Facebook se podía visualizar a la sospecha acompañada por Awada, pero solo se trataba de un fotomontaje para potenciar el relato de su estafa.

Hasta el momento se han identificado tres damnificadas. Una de ellas empezó a sospechar cuando el recibo que le entregó Bergamini pertenecía a una empresa de turismo y venta de electrodomésticos.

Esta persona se contactó con la División Custodia Presidencial que inició la investigación, a la que días más tarde se sumó el Departamento de Inteligencia contra el Crimen organizado de Policía Federal. Finalmente, Bergamini fue detenida en su lugar de trabajo.