En el procedimiento se encuentran presentes Hugo y Pablo Moyano.

 

En el marco de la causa que investiga una asociación ilícita por parte de la familia Moyano en el club Independiente, el juzgado de garantías N° 9 de Lomas de Zamora autorizó nueve allanamientos contra sedes del sindicato Camioneros de los cuales dos son en la provincia de Buenos Aires y siete en la ciudad de Buenos Aires.

En el procedimiento participan más de 100 efectivos de Gendarmería que ingresaron al sindicato en búsqueda de documentación relacionada con la causa.

En la sede de la calle San José se encuentran presentes Hugo y Pablo Moyano. “No tenemos nada que esconder”, aseguraron los sindicalistas cuando “jubilados y embarazadas” realizaban trámites en la sede gremial.

“No sabemos en búsqueda de qué, esto es producto del parazo general y de los miles de argentinos que fueron a comer, demostramos el hambre que hay, y la ministra Patricia Bullrich responde con este allanamiento circense, porque interrumpieron la atención médica de mujeres embarazadas. Es una payasada, con esto no nos van a asustar ni vamos a salir corriendo a firmar la reforma laboral”, indicó Pablo Moyano en declaraciones a C5N.

Y advirtió: “Si voy en cana yo, si va en cana Hugo, acá hay miles de camioneros que van a salir de defender a los trabajadores”

El magistrado Luis Carzoglio indicó que dos supuestos espías lo apretaron en su despacho de Lomas de Zamora.

 

El juez de Lomas de Zamora Luis Carzoglio denunció que recibió “intimidaciones y aprietes” de parte de la AFI por no aceptar el pedido del fiscal Sebastián Scalera para detener a Pablo Moyano, acusado de corrupción en Independiente.

“Fui visitado oportunamente por dos personas que se dijeron miembros de la AFI, el Doctor Juan Sebastián De Stefano y el contador Fernando Di Pasquale, que vinieron demostrando el interés del presidente de la Nación de detener a Pablo Moyano”, señaló Carzoglio en A dos voces.

El magistrado reconoció que ese contacto “no fue repentino” sino que en agosto del año pasado “se comunica un fiscal de Lanús con uno de mis auxiliares, Mariano Albanese, y le dice que tiene que hablar con él. Mariano me plantea la situación y le digo que debe ser para ofrecerle un trabajo. A la hora y media volvió tambaleando, y me contó que el fiscal se le metió en el auto y le dijo que no le cuente a nadie de esa charla, porque el Presidente quería hablar conmigo”.

“A los dos o tres días se contacta el doctor De Stefano por Whatsapp y quedamos en reunirnos en mi juzgado, lo que se concretó unos días después, que vino con el contador Di Pasquale. Ambos se identificaron como miembros de la AFI, algo que nunca corroboré”, detalló y confesó que los supuestos agentes de inteligencia le dijeron que “el Presidente está interesado en detener a Moyano. ¿Usted qué quiere?”.

Por otra parte, Carzoglio se defendió de quienes lo acusan de tener relación política con Pablo y Hugo Moyano. “No tuve contacto. Incluso presenté un habeas corpus por una supuesta comunicación o reunión con ellos. Pero se nos informó que no había ninguna causa sobre este tema”, cerró.

Tras la marcha de las antorchas en contra del “tarifazo”, el dirigente advirtió que movilizaciones como la de este jueves “van a ir generando el clima” para esa medida. 

Tras la masiva marcha “de las antorchas” contra el tarifazo, el dirigente camionero Pablo Moyano adelantó en rueda de prensa que «en marzo o abril habrá un gran paro general en defensa de los trabajadores y los jubilados».

«Todo a su medida y armoniosamente. Todas las movilizaciones van a ir armando un clima y en marzo o abril habrá un gran paro general en defensa de los intereses de los trabajadores y los jubilados», sostuvo Moyano después del acto de cierre.

El dirigente camionero aseguró que intentarán «instalar que son paros o movilizaciones políticas», pero insistió que «la gente está preocupada porque no llega a fin de mes, por el cierre de las empresas y las tarifas».

Moyano sostuvo en un mensaje claro: «ojala que ese descontento de la gente se vea en las urnas, ya lo he dicho. Hay que derrotarlo y humillarlo al Gobierno con millones de votos para que la derecha no vuelva nunca más al país».

En la causa se investigan transferencias sospechosas entre Camioneros y empresas privadas.


El juez en lo penal Económico Rafael Caputo dispuso el levantamiento del secreto bancario sobre los sindicalistas Hugo y Pablo Moyano por el presunto delito de lavado de dinero.

La causa investiga transferencias sospechosas entre Camioneros y empresas privadas como OCA. La investigación surge a partir de una denuncia formulada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), tras recibir un informe de inteligencia de la Unidad de Información Financiera (UIF).

En el informe se destacan transferencias de grandes sumas de dinero sin mayor justificación, desde y hacia el gremio. Una de las marcadas es una de 2008, en la que OCA le transfirió seis millones de pesos a la mutual y al club de Camioneros en concepto de «donación».

Según Infobae, el pedido de investigación impulsado por la Procelac alcanzó a las sociedades Guía Laboral Empresa de Servicios Eventuales, Pertenecer, Grupo Damasco, Beldora Argentina y Automóviles Améndola.

También al Club Deportivo y la Asociación mutual de Camioneros, Patricio Nicolás Farcuh, Alejandro Ginevra, Ernesto Alejandro Améndola y a «toda otra persona física o jurídica que haya intervenido en el accionar ilícito que se describirá, en especial las del denominado ‘grupo Rhuo'».

Se trata de dos compañías de transporte que recibieron cheques de Camioneros para financiar viajes de la barra de Independiente.


Efectivos de la policía naval allanaron dos empresas de transporte relacionadas a Hugo Moyano, ya que recibieron cheques del Sindicato de Camioneros para financiar viajes de la barra de Independiente a diferentes partidos.

Las compañías están ubicadas en Almirante Brown y la otra en Morón, El dato surgió a partir del testimonio de un chofer, quien fue testigo de los manejos de Camioneros y la barra.

Pablo «Bebote» Álvarez, ex jefe de la barra del Rojo, también aportó información sobre los manejos financieros de los Moyano entre Camioneros y el club de Avellaneda. Álvarez sostuvo que tanto Hugo como Pablo Moyano extorsionaban a empresas relacionadas a Independiente para lavar dinero a través de la firma familiar Aconra.

El barra brava apuntó que el dinero ingresado por venta de futbolistas era colocado en una cuenta del club en Luxemburgo, abierta desde la gestión de Javier Cantero. Luego, ese dinero era ingresado en un circuito ilegal y sus ganancias no eran declaradas en las cuentas de la institución.

 

La Justicia quiere investigar 77 viajes que realizaron tanto al interior como a países limítrofes y que costaron miles de dólares.

La Justicia federal pidió informes de viajes realizados por la familia Moyano que resultan sospechosos en el marco de una causa por lavado de dinero que inició con la investigación de la adquisición de dos propiedades en Parque Leloir.

El juez de Morón Néstor Barral solicitó los datos de vuelos internacionales que hayan realizado el líder de Camioneros, Hugo Moyano su hijo Pablo su mujer, Liliana Zulet, y sus hijastros Valeria Salerno y Juan Manuel Noriega Zulet a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y a la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Según fuentes judiciales, la medida surgió de una nota que publicó Infobae el 10 de marzo en la que aseguró que los Moyano hicieron 77 viajes al interior y países limítrofes y pagaron por ellos cientos de miles de dólares. Al levantarse el secreto de sumario y fiscal el juzgado sigue recibiendo documentación de los bancos en los que operaron los investigados.

Por la adquisición de los inmuebles, se presume que el dinero utilizado para esta compra se desprende de la sobrefacturación al sindicato de Camioneros de empresas vinculadas al grupo familiar del sindicalista.

La denuncia la presentó un funcionario del municipio de Vicente López que dijo haber recibido un anónimo. Coincide con los datos de un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF).

El ex líder de una de las facciones de la barra de Independiente ratificó sus dichos contra el presidente del club y su hijo, frente al juez Armella.

El detenido ex líder de la barra de Independiente, Pablo «Bebote» Álvrez, declaró hoy como testigo en contra de Hugo y Pablo Moyano, frente al juez federal de Quilmes, Luis Armella, y amplió sus acusaciones contra el presidente del «Rojo» y el vicepresidente, dando detalles sobre maniobras de lavado de dinero.

El barra, habló de empresas a las que los Moyano obligaban a ceder productos para el club mediante la extorsión y también se refirió a otras empresas que utilizaban para justificar gastos. Incluso, aportó nombres de testigos que podrían confirmar sus declaraciones.

Según fuentes judiciales, también se refirió a una reunión que tuvo con Hugo Moyano en el tercer piso de la sede del Sindicato de Camioneros en la que el actual presidente reelecto lo «apretó» para que desista de su intención de presentarse a las elecciones.

 

El exlíder de una de las facciones de la barra del club Independiente será trasladado el próximo martes al Juzgado Federal de Quilmes para dar testimonio.

El juez federal de Quilmes, Luis Armella, citó hoy a declarar como testigo al barrabrava del “Rojo” de Avellaneda, Pablo “Bebote” Álvarez, en el marco de la causa por la que se investiga al sindicalista Hugo Moyano y a su hijo Pablo, presidente y vicepresidente respectivamente de la institución, por lavado de dinero.

Bebote está preso y fue llamado a declarar en calidad de testigo ya que él formaba parte de esa sociedad ilícita. Álvarez será trasladado el próximo martes al Juzgado Federal de Quilmes para comparecer ante el magistrado.

“Se sospecha que los Moyano extorsionaron a múltiples empresas para sustraer fondos y blanquearlos en el club Independiente. Bebote ya había declarado que el clan del Rojo usaban el club para lavar plata”, indicó TN.

Las órdenes fueron libradas por el juez Claudio Bonadio a partir de una denuncia de la diputada Graciela Ocaña.


Un operativo judicial se realizó esta tarde en la sede de la obra social del Sindicato de Camioneros de Hugo y Pablo Moyano en el barrio porteño de Constitución y se secuestró documentación solicitada por el juez Claudio Bonadio en el marco de la denuncia de la diputada Graciela Ocaña por presunta administracion fraudulenta del servicio de salud que presta el gremio.

“Simplemente llegó un oficio de Bonadio pidiendo documentación y ya se llevaron todo el material”, sostuvo el abogado de la familia Moyano, Daniel Llermanos, quien así negó las primeras versiones que indicaban que se habían realizado allanamientos para secuestrar los libros contables de la obra social del gremio.

El letrado sostuvo que la documentación entregada es en el marco de la denuncia de Ocaña “diciendo que la obra social de Camioneros sería deficitaria por una mala administración”, pero aclaró: “Nosotros ya aclaramos que el pasivo que sufre la obra social es responsabilidad del Estado Nacional que retiene los fondos”.

“El Estado Nacional retiene los fondos hace muchísimos meses ilegalmente y en segundo término está lo de (la empresa de correo privada) OCA, que le debe 800 millones a la obra social.Son 2.300 millones que le deben entre el Estado y OCA”, señaló Llermanos al salir al cruce de la denuncia de Ocaña.

En ese sentido, aclaró además que los papeles que pidió Bonadio fueron sólo por esa denuncia y no por la de presunto lavado de dinero por la compra que hizo Camioneros de un terreno en La Falda, Córdoba, como había trascendido.

“Ya la contestamos también (a esa denuncia). Camioneros compró un terreno con plata en blanco, entonces ¿cómo va a haber lavado de dinero?”, señaló Llermanos, quien asó desestimó la presentación realizada tiempo atrás por el fiscal federal Gustavo Vidal Lascano por “una operación de compra-venta de inmuebles que en tres meses pasaron de valer 300 mil pesos a 500 mil y que el sindicato pagó a 6 millones de pesos”, según indicó el denunciante.