“Se llevaron todos los aparatos electrónicos y hasta los biberones de mi hija”, denunció su esposa, Lilian Tintori. Fue mientras el dirigente se encontraba en la embajada de España.

 

La casa del opositor venezolano Leopoldo López fue allanada y saqueada por un grupo al que asociaron con el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).

López y su esposa, Lilian Tintori, fueron informados en la noche del miércoles sobre lo ocurrido, mientras cumplían 24 horas de permanencia en la embajada de España.

“Fue el SEBIN, el SEBIN de los malos porque hay sebines patriotas que quieren la libertad de Venezuela”, denunció Tintori a la agencia española EFE, mientras entraba a su casa.

“Se robaron televisores, equipos de sonido, todos los aparatos (electrónicos) y computadoras, se robaron los teteros (biberones) de mi hija Federica y la leche que tenía guardada”, fue la primera impresión de la mujer de López.

“No he revisado todavía mi cuarto, pero está destruido, no sé qué ganan con esto porque este 1° de mayo la gente salió igual a la calle; la gente quiere un cambio y viene un cambio: ya va a cesar la usurpación”, agregó.

Al ser consultada por la situación de López, Tintori afirmó que el dirigente político fue liberado gracias a “un documento constitucional que existe y está firmado” por Guaidó: “Son indultos presidenciales. Leopoldo no salió de aquí ilegalmente, salió de forma constitucional”.

“Salió después de cinco años de prisión injusta y está seguro que esta dictadura se va a acabar, confiado de que hay más patriotas que corruptos, más venezolanos que aman la tierra que venezolanos que simplemente quieren seguir destruyéndola”, detalló la esposa del opositor.

López, que se encontraba bajo arresto domiciliario, fue liberado el martes a la madrugada por un grupo de militares y funcionarios del SEBIN que se habían unido al titular de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó.

Se trata de un ex tesorero del equipo de Avellaneda que es investigado por una serie de delitos económicos.


La gendarmería realiza una serie de allanamientos sobre un ex dirigente de Independiente cercano al presidente de la institución, Hugo Moyano, tras una denuncia anónima hecha por delitos económicos.

El apuntado es Fabio Fernández, ex tesorero del Rojo, dueño de la financiera Global Finanzas. Este ex directivo había sido mencionado por el ex jefe de la barra Pablo «Bebote» Álvarez en una causa por lavado de dinero contra la familia Moyano.

La financiera habría funcionado de intermediaria para desviar a las arcas de los dirigentes de Camioneros plata proveniente por pases de futbolistas de Independiente a Europa.

Fernández es empresario gastronómico y renunció a principios de febrero pasado, tan solo 44 días después de haber asumido en el cargo, por diferencias en la política de compras en el mercado de pases.

Los allanamientos fueron por orden del juez del fuero penal Económico Pablo Yadarola. Uno de los procedimientos se realiza en una casa del exclusivo country Abril, ubicado en la zona sur del conurbano bonaerense.

La causa se originó a partir de una denuncia anónima por supuestos préstamos (personales y de descuento de documentos) tanto con recursos propios como de terceros, en operaciones que están por fuera de las regulaciones estipuladas por la ley de entidades financieras.

Se trata de dos compañías de transporte que recibieron cheques de Camioneros para financiar viajes de la barra de Independiente.


Efectivos de la policía naval allanaron dos empresas de transporte relacionadas a Hugo Moyano, ya que recibieron cheques del Sindicato de Camioneros para financiar viajes de la barra de Independiente a diferentes partidos.

Las compañías están ubicadas en Almirante Brown y la otra en Morón, El dato surgió a partir del testimonio de un chofer, quien fue testigo de los manejos de Camioneros y la barra.

Pablo «Bebote» Álvarez, ex jefe de la barra del Rojo, también aportó información sobre los manejos financieros de los Moyano entre Camioneros y el club de Avellaneda. Álvarez sostuvo que tanto Hugo como Pablo Moyano extorsionaban a empresas relacionadas a Independiente para lavar dinero a través de la firma familiar Aconra.

El barra brava apuntó que el dinero ingresado por venta de futbolistas era colocado en una cuenta del club en Luxemburgo, abierta desde la gestión de Javier Cantero. Luego, ese dinero era ingresado en un circuito ilegal y sus ganancias no eran declaradas en las cuentas de la institución.

 

Las autoridades también irrumpieron en el domicilio de la supuesta «asesora de moda» que la mediática tuvo en el programa de Mirtha Legrand.


Personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria se presentó este miércoles en las residencias de Natacha Jaitt y la ex servicio de inteligencia Ana Polero, quien acompañó a la stripper en el programa de Mirtha Legrand como presunta «asesora de moda».

Los allanamientos fueron realizados en el marco de la causa por espionaje que fuera presentada por el periodista Carlos Pagni y el ex legislador porteño Gustavo Vera, dos de los acusados de pedófilos por Jaitt.

 

Ulises Jaitt, hermano de la mediática, alertó del allanamiento en su cuenta de Twitter. Él fue otro de los que acompañó al programa y fue señalado por Mirtha el sábado pasado por los gestos que realizó desde la zona de producción hacia su hermana.

Ayer por la noche, Jaitt declaró por más de cuatro horas en la UFI N°4 de Avellaneda ante la fiscal María Soledad Garibaldi, en el marco de la causa que investiga los abusos de al menos nueve jugadores de las divisiones inferiores de Independiente.

Según La Nación, la mediática reforzó las acusaciones contra algunos de los cinco detenidos en la causa: el relacionista público, Leonardo Cohen Arazi; el árbitro, Martín Bustos; el organizador de torneo de fútbol juvenil Juan Manuel Díaz Vallone; el empleado de supermercado, Silvio Fleyta y el administrador de consorcios, Alejandro Carlos Dal Cin.

Al finalizar su declaración dijo que tenía pruebas para respaldar la gran cantidad de acusaciones que hizo en el programa de Mirtha Legrand y que las presentaría en los próximos días.

 

El departamento de Asuntos Internos detuvo al subcomisario Gustavo Russo y al principal Cristian Cóceres de la división Precursores Químicos.

La división Asuntos Internos allanó este mediodía la sede de Drogas Peligrosas de la Policía Federal, situada en avenida Belgrano y Virrey Cevallos, en el marco de una investigación por la desaparición de un millón de dólares y precursores químicos de un operativo, según destacan fuentes de la policía.

En el marco del allanamiento, detuvieron al subcomisario Gustavo Alberto Russo y el principal Cristian Javier Cóceres, ambos miembros de la división Precursores Químicos y Drogas Emergentes como acusado por el faltante de un millón de dólares, según consigna TN.

Según sospechan los investigadores, los efectivos detenidos y otros nueves policías se habrían robado el monto millonario durante el procedimiento denominado «ave rapaz» que tuvo lugar el 20 de diciembre de 2017 en La Matanza. Según reporta la policía, ese allanamiento se desprendió tras el arresto de tres personas que trasladaban 67 kilos de cocaína y 25 kilos de marihuana en Cafayate, Salta.

La Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) del Ministerio Público encabezada por el fiscal Diego Iglesias todavía busca el dinero faltante. Los investigadores, sin embargo, sospechan que ya fue gastado.

Los allanamientos en Drogas Peligrosas continuaban por estas horas de la tarde. Los policías detenidos aún no fueron indagados.

La Policía busca documentos y computadoras que ayuden en la investigación.


Efectivos del Poder judicial, acompañados por oficiales de la Policía de la Ciudad, allanaron este martes el Club Atlético River Plate en el marco de la denuncia por el supuesto abuso a dos menores ocurridos entre 2004 y 2011.

La ex médica cirujana del club Andrea Pennesi, quien denunció los hechos la semana pasada, fue citada a declarar en el transcurso de esta tarde. Fuentes judiciales sostienen que la presentación no se realizará en la fiscalía correspondiente, ya que la profesional solicitó resguardarse.

El allanamiento tomó por sorpresa a los empleados de la institución millonaria, ya que la fiscalía no había informado previamente sobre la solicitud de documentación.

Mediante la Asociación de Ayuda a las Víctimas de Violación (Avivi), Pennesi denunció que entre 2004 y 2011, años en los que trabajó en River, se enteró de los abusos que habían sufrido dos chicos que jugaban en las divisiones juveniles y que vivían en la pensión del club.

En las últimas horas, la titular de la ONG María Elena Leuzzi, denunció que recibió amenazas de muerte.

Se los acusa de destruir pruebas y encubrir al titular del gremio, quien se encuentra detenido desde enero pasado.


El juez federal de La Plata Ernesto Kreplak ordenó hoy una serie de allanamientos en distintos puntos de la provincia de Buenos Aires, en el marco de una investigación sobre empleados y ex directivos del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME).

Los diez allanamientos se realizaron en Adrogué, San Francisco Solano, Lomas de Zamora, La Plata, Capital Federal y Vicente Lopez, Los operativos estuvieron encabezados por Gendarmería.

El juez abrió una investigación paralela a la de enriquecimiento ílicito y administración fraudulenta contra el secretario general de SOEME, Marcelo Balcedo y su pareja, Paola Fiege. A los empleados se los acusa de destrucción de prueba y encubrimiento de Balcedo.

La denuncia había sido presentada por el fiscal federal de La Plata Hernan Schapiro y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC). Como parte de la causa, que estuvo mantenida bajo secreto de sumario, se intervinieron seis teléfonos de una flota que estaba a nombre del gremialista Marcelo Balcedo.

En la causa principal el juez sigue tramitando la extradición de Balcedo y Fiege, quienes se encuentran detenidos en Uruguay desde el 4 de enero y tienen una causa pendiente allí. Kreplak no descartó la opción de que los acusados vengan a declarar a Argentina y sean trasladados nuevamente del otro lado del Río de La Plata.