La detenida Melina Bianco dio detalles de la persecución y contó cómo se intentó ocultar pruebas.

 

La subayudante Melina Bianco, detenida e imputada por encubrimiento, contó los que pasó exactamente la medianoche del domingo donde murieron Aníbal Suárez (22), Danilo Sansone (13), Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13) durante una persecución en San Miguel del Monte.

La oficial confesó que iba en el asiento trasero del patrullero que conducía Mariano Ibáñez. El acompañante era Manuel Monreal, quien se bajó del coche, apuntó con su arma y disparó al auto en el que iban los chicos. “Se para adelante como para que (el Fiat) detenga su marcha. Y como esto no ocurre, saca el arma y dispara de atrás una vez que pasó. Habrá disparado como mínimo tres veces”, aseguró la joven de 25 años en la indagatoria judicial la que reveló Clarín.

“Íbamos por la costanera hacia el barrio Montemar y nos encontramos de frente el Fiat que viene rápido y atrás el patrullero de García y Ecilape. Nos cruzamos y por radio nos dicen que eran ellos y que teníamos que agarrarlos”, agregó la policía ante el fiscal Lisandro Damonte.

Antes, otra patrulla había comenzado la persecución al Fiat 147. Sobre una pick up el oficial Leonardo Ecliape iba acompañado por el capitán Rubén Alberto García quienes estaban recorriendo la ciudad y fueron ya que recibieron a un llamado del 911 por el episodio. “En ningún momento dijeron nada por radio sobre el motivo que originó la persecución”, sostuvo en su indagatoria.

También reveló que García “venía disparando; mínimo dos o tres disparos, pero no vi si impactaron en el coche. Yo vi que sacó el arma. Creo que era la reglamentaria, pero pudo ser otra. Porque se decía que García usaba también una 22. García sacó el arma por la ventana”.

“Me quedé encerrada en el patrullero (estos coches no pueden abrirse de adentro en la parte trasera de la cabina) agachada, con miedo porque no tenía chaleco. Ninguno tenía chaleco. Escuchaba muchos tiros, estaba muy asustada”, recordó. Pocos minutos después escuchó que pidieron asistencia al SAME y Ecilape solicitó que “todos los móviles del centro de la ciudad fueran a la avenida Almirante Brown (el lugar del choque)”.

Bianco bajó y comenzó a ayudar en las tareas de rescate que iniciaron, pocos minutos después, los bomberos locales y los paramédicos de SAME y del hospital municipal. Luego, según contó, comenzó lo que sería el operativo de encubrimiento. Mientras se hacían los procedimientos de asistencia vio que “estaba Franco Micucci” y hablando con un bombero autorizó a proceder a mover los cuerpos. “Sí, levante todo”, respondió el jefe. En medio de la oscuridad también llegó Héctor «Pipi» Ángel, jefe del servicio de calle.

En la comisaría, a la policía la enviaron a tomar declaración a la pareja de jubilados que llamó al 911 por un presunto episodio de inseguridad y que derivó en el despliegue de patrullas pero esa declaración fue modificada.

En el acta no hay menciones de los disparos. Según su denuncia, en esa maniobra estuvo involucrado también el oficial José Durán, del servicio de calle. Bianco además involucra a la oficial subayudante Nadia Genaro, quien estaba a cargo del libro de guardia, donde también hay datos errados o modificados.

 

El funcionario judicial declaró en Dolores durante más de seis horas y continuará este miércoles. Definen si lo aceptan como arrepentido.

 

El fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone declaró durante más de seis horas ante la Fiscalía de la ciudad de Dolores, en donde pidió ser arrepentido en la causa por su presunta complicidad con el falso abogado Marcelo D’Alessio.

“No sé cómo sigue la causa. Voy de a una preocupación a la vez. No puedo hablar por el acuerdo que tengo”, sostuvo Bidone a TN tras retirarse de la Fiscalía. Por su parte, su abogado tampoco fue explícito con el contenido del testimonio aunque dejó trascender que la información que su cliente compartió con la Justicia es sensible. “Está contando todo lo que sabe”, indicó su representante legal.

Bidone en su declaración afirmó que compartió información sobre investigaciones a su cargo con el operador judicial Marcelo D´Alessio porque creía que pertenecía a la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) o que estaba vinculada a la misma. Además, justificó que el entonces integrante de la AFI Rolando Barreiro, que se encuentra imputado y detenido, le había presentado a D´Alessio.

Además, el suspendido fiscal de Mercedes reconoció que compartió información sobre movimientos migratorios e intervenciones telefónicas de distintas personas.

Bidone fue indagado entre otros hechos por la extorsión contra el empresario agropecuario Pedro Echebest, quien originó la investigación en Dolores y que también apuntó contra el fiscal federal Carlos Stornelli.

Anteriormente, el fiscal de Mercedes había declarado en la Capital Federal en el Juzgado de Luis Rodríguez por la extorsión de la que fuera víctima el empresario Gabriel Traficante, a quien supuestamente D´Alessio le reclamó 90.000 dólares para desvincularlo de la causa de la “mafia de los contenedores”.

Tras las declaraciones con el fiscal de Dolores, Juan Pablo Curi, hubo un acuerdo en el que Bidone seguirá declarando el miércoles y quedaron en mantener en secreto lo dicho hasta el momento.

Al final de la declaración, Curi resolverá si lo acepta como arrepentido o si le parece insuficiente lo dicho por Bidone. Si se concreta el acuerdo de arrepentimiento entre la defensa de Bidone, a cargo del abogado Diego Alvarez Bognar, y el fiscal Curi, la última palabra la tendrá el juez Alejo Ramos Padilla.

El punto clave de la declaración de Bidone está en sus dos vínculos con la banda paraestatal que integraba el falso abogado Marcelo D’Alessio, el espía Rolo Barreiro, los dos ex comisarios de la Bonaerense, Ricardo Bogoliuk y Aníbal De Gastaldi, y otros individuos que están siendo investigados.

 

El abogado de la madre de la desaparecida Marita Verón, confirmó que la mujer se encontraba en Córdoba y que su clienta “nunca fue citada”. La mujer debió presentarse en Tucumán por fondos que nunca rindió.

 

Luego de que la Justicia de Tucumán ordenara a la Policía la búsqueda de Susana Trimarco, quien la semana pasada debía prestar declaración indagatoria para explicar cuál fue el destino de los fondos que recibió durante el kirchnerismo, finalmente la madre de la desaparecida Marita Verón se encuentra ante la Justicia para declarar.

El juez federal Daniel Bejas, pretende que explique qué sucedió con el anticipo de $5,6 millones, (U$S 418.000 en aquel momento) que recibió del Ministerio Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, para ejecutar obras en la Fundación María de los Ángeles Verón.

Sin embargo, el abogado defensor de la mujer José Dantona explicó que la mujer permaneció algunos días en Córdoba capital, pero negó que haya sido citada a declarar por la Justicia tucumana para aclarar qué pasó con los fondos que recibió durante el kirchnerismo y que no fueron rendidos.

“No fue citada nunca. De todas maneras, hablé con Susana, que está en Córdoba. Y le dio la instrucción a una colega de Tucumán para que presentara un escrito. Se presentó sin que nadie la cite”, aseguró el letrado a Mitre Córdoba.

En 2012, el Gobierno de Córdoba le entregó a Trimarco $ 2.400.000, en cuotas, para que llevara adelante su lucha contra la trata. Ese monto, nunca se hizo público y tampoco apareció en el Boletín Oficial, sino que lo confirmó el Gobierno. Además, en la Secretaría de Trata desconocían que la fundación recibiera subsidios de manera regular, y menos ese monto.

Luego de cuatro años hasta que en abril de 2016 el gobierno de Juan Schiaretti decidió frenar los pagos a la fundación, ante la falta de rendiciones y nulas evidencias de la construcción de un supuesto refugio para víctimas de trata, que nunca se realizó.

 

La joven entrerriana cambió su declaración respecto a la del día en el que se entregó ante la Justicia.


Nahir Galarza, la joven detenida tras haber confesado ser la autora del asesinato de su ex novio Fernando Pastorizzo, amplió este martes su indagatoria y afirmó que los disparos fueron “accidentales” al tiempo que admitió que en su primera declaración mintió ya que temió que lo culpen a su padre, que era el dueño del arma.

El vocero designado por la familia, Jorge Zonzini, difundió la declaración escrita en la que la chica aseguró que fue Pastorizzo quien le robó el arma reglamentaria al policía Marcelo Galarza, su papá, que la había dejado arriba de la heladera.

Además, relató que esa noche del 29 de diciembre último, la joven discutió varias veces con su ex novio quien la golpeó, la agarró de los pelos y luego le gatilló el arma en el estómago porque tenía celos. En tanto, detalló que los disparos fueron “accidentales” luego de que Pastorizzo hiciera una mala maniobra con  su moto.

Nahir se presentó a las 14 horas de este martes en los Tribunales de Gualeguaychú donde declaró durante 3 horas ante el juez de Garantías y Transición de la ciudad entrerriana, Guillermo Humberto Biré. Al salir, fue escoltada por una docena de policías en silencio ante las preguntas de los periodistas y volvió a la Comisaría de la Mujer donde cumple la prisión preventiva por el delito de “homicidio doblemente agravado por el uso de arma y por la relación de pareja”.

Según señaló el vocero a Télam, la decisión de ampliar la indagatoria fue una medida que solicitó la defensa para contar detalles de la relación que mantenía con Pastorizzo.”Nahir Galarza se sintió apta para declarar y para contar toda la verdad”, dijo el vocero.

Sin embargo, este recurso siembra dudas en cuanto a la confesión que la misma joven hizo la noche del crimen ante el fiscal del caso Sergio Rondoni Caffa. En esa oportunidad, la chica confesó que aquel viernes del asesinato, mientras circulaba en la moto de Pastorizzo, al llegar a la calle General Paz 515 extrajo de entre sus prendas una pistola calibre 9 milímetros y disparó contra su pareja, “más concretamente desde la espalda”.

De acuerdo a lo escrito en esa primera declaración como imputada, el crimen lo cometió con el arma de su papá “la cual estaba arriba de la heladera donde la pone siempre” y la sacó “sin que él lo sepa”.”Los dos disparos los hice con esa arma y luego di vuelta a la manzana y me fui caminando a mi casa”, dijo ese día.