Ocurrió en Lomas de Zamora. Las víctimas eran sus ahijadas. El hombre quedó detenido en la comisaría de Fiorito.

 

Una mujer sospechaba que su marido le era infiel y al revisar su celular encontró videos en donde se lo veía abusando a dos nenas de 9 años.

El hecho fue denunciado por las madres de las víctimas en la comisaría de Fiorito, luego de que la misma esposa del acusado le alertó sobre el calvario que vivieron sus hijas desde hace por lo menos un año.

Según consignó el diario Conurbano, la investigación derivó en un allanamiento en la casa del hombre donde secuestraron el teléfono del sujeto con la prueba de los videos, una tablet con material pornográfico infantil y hasta ropa de nenas.

Los abusos habrían sucedido durante el último año tanto en la casa del acusado como en un taller mecánico del barrio. De acuerdo a los primeros datos surgidos las pequeñas eran sus ahijadas, grabó los abusos y además les sacó fotos desnudas.

La causa fue caratulada como abuso sexual con acceso carnal agravado y producción de representaciones de menores de 18 años dedicada a actividades sexuales y quedó a cargo del juez Gabriel Vitale.

 

Guillermo Luquin estaba envuelto en sábanas en su domicilio. Se descarta la hipótesis del robo.

 

El domingo, el diácono de la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Lomas de Zamora Guillermo Luquín fue encontrado muerto en su casa de Temperley.

La principal sospecha de los investigadores es que se trató de un asesinato. Es que, cuando el personal de la comisaría 8va. el interior de la casa no se encontró ningún ambiente revuelto y, según el Eduardo Nicolás Luquin, sobrino del diácono, tampoco había faltantes.

El párroco, de 52 años que, además se desempeñaba como empleado del Banco Provincia de la ciudad, no había asistido el domingo por la mañana a la misa y fue su sobrino de 22 años el que encontró el cadáver en la habitación de su casa.

La víctima presentaba una profunda herida cortante en el cuello y estaba envuelto en las sábanas de la cama, mientras que en la casa no había señales de ingresos forzados o del robo de elementos de valor.

 

El cuerpo de Camila López fue exhumado para una reautopsia en busca de heridas de arma de fuego, informaron fuentes con acceso a la causa.

 

En la morgue de Lomas de Zamora, comenzó la reautopsia al cuerpo de una de las víctimas en la persecución donde hubo tiros y un posterior choque en San Miguel del Monte y terminó con la vida de cuatro jóvenes.

Se trata del cuerpo de la adolescente de 13 años Camila López en el que se buscará heridas de arma de fuego, informaron fuentes con acceso a la causa.

Camila López, una de las víctimas de la masacre de San Miguel del Monte

Margarita Jarque abogada de la familia explicó a Télam que para la exhumación y “reautopsia” que fue ordenada el lunes por la jueza de Garantías de La Plata, Marcela Garmendia, designaron como perito de parte a la licenciada en Psicología especializada en Medicina Legal Virginia Creimer, quien intervino en otras causas resonantes.

Según señaló la letrada, el objetivo de esta diligencia es determinar si Camila presentaba una herida de bala producida por los policías que participaron de la persecución. El cuerpo será sometido a una revisión con Rayos X en la Asesoría Pericial de Lomas de Zamora que funciona junto a la morgue judicial dentro de los tribunales de Banfield, ubicados en el cruce de Larroque y Camino Negro.

Las sospechas se basan en que la autopsia original a la adolescente fue practicada por médicos de la Policía bonaerense, mientras que las de los otros tres fallecidos las realizó Gendarmería Nacional, que sí detectó un tiro en una de las víctimas varones.

 

La mujer se presentó en la comisaría y confesó el crimen. «Lo hice porque abusó de mi hijo», aseguró.

 

En Lomas de Zamora, una mujer confesó haber asesinado a su esposo y que escondió su cuerpo con cemento dentro del ropero de su habitación.

La señora de 47 años, se presentó en la comisaría y confesó el hecho. “Lo hice porque abusó de mi hijo de 13 años”, aseguró la imputada. Los agentes se trasladaron a la casa y encontraron los restos de la víctima, enterrados y en estado de descomposición.

Gilda Rosalía Acosta Duarte confesó que cometió el crimen en diciembre: “Maté a mi pareja y la puse en un ropero con cemento”.

Una vez ingresado a la casa, los policías encontraron en el centro de la habitación de la pareja un ropero de tres puertas tumbado en el piso y tapado con una tela. Al lograr abrir el mueble, descubrieron el cuerpo del hombre, identificado como Richard Alejandro Sánchez Escobar, de 28 años.

La pareja de la víctima, quedó detenida acusada de “homicidio”. Por su parte, fuentes policiales informaron que en la Comisaria de la Mujer y Familia no hay antecedentes denuncia abuso sexual, en relación al hijo de imputada. Tampoco hay registros de denuncias entre Duarte y Escobar.

El hecho ocurrió en la Reserva Ecológica de Santa Catalina. 


Una joven que cruzaba la calle frente a la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) fue raptada y violada en la reserva de Santa Catalina, mismo lugar donde un año atrás fue abusada sexualmente y asesinada Anahí Benítez.

La víctima fue interceptada en el cruce entre Juan XXIII y Camino de Cintura. El atacante la amenazó con un cuchillo y la llevó hasta un lugar despoblado de la reserva.

Allí fue donde el 29 de julio de 2017 fue violada y asesinada Anahí. Su cuerpo fue encontrado recién el 4 de agosto después de una intensa búsqueda en la zona.

Anahí Benítez

Para los investigadores el ataque fue «al voleo». Efectivos de la comisaría 9na de Lomas de Zamora realizan diferentes rastrillajes en el lugar para dar con el agresor.

El lugar donde fue raptada la víctima queda frente al predio de la UNLZ y a metros del ingreso al Campo de Deportes del Club Atlético Banfield.

El hecho ocurrió en Lomas de Zamora, durante una discusión por la hija de ambos.


Macarena Martínez, una oficial de policía de 24 años, fue detenida por el  homicidio de Cristian López, su ex pareja, durante una discusión por su hija de siete meses.

El joven de 26 años llegó a la propiedad de Martínez y reclamó ver a su hija. Según la familia de la víctima, cuando él se retiraba del lugar la joven le disparó por la espalda; la oficial de la policía argumentó que López le apedreó la casa, que escuchó una detonación de arma de fuego y que por ese motivo disparó.

«Macarena es una psicópata», aseguró un primo de la víctima, y agregó: “Mi primo no estaba armado y ella salió a matarlo por la espalda cuando él estaba corriendo para la esquina. Sólo quería ver a su hija».

López alcanzó a correr unos metros y cayó sobre el asfalto. Fue trasladado de urgencia al hospital Gandulfo pero murió horas más tarde por uno de los disparos que ingresó en su abdomen.

«Nosotros queremos justicia. Me indigna ver un patrullero en la puerta de la casa de ella. Si ella fue quien mató a mi primo. Nosotros queremos justicia por mi primo”, expresaron desde la familia de López.