Mario Federico Condori fue encontrado culpable del asesinato de la joven de 23 años, ocurrido en mayo de 2011.

 

Por el asesinato de Cintia Fernández, la joven que en mayo de 2011 fue encontrada asfixiada y golpeada en su departamento de la zona sur de la ciudad de Salta, el expolicía Mario Federico Condori, de 39 años, fue condenado este miércoles a 23 años de prisión.

Además de la condena, el tribunal dispuso el cese de la detención domiciliaria con supervisión y vigilancia monitoreada electrónicamente. En su reemplazo, los jueces ordenaron el traslado del condenado a la Unidad Carcelaria 1, donde quedará detenido teniendo en cuenta su condición de expersonal policial, por lo que pidieron extremar las medidas tendientes a garantizar la seguridad personal del interno.

Antes de la decisión final de los jueces, el expolicía aseguró que “no maté a Cintia”. “No tengo absolutamente nada que ver con su muerte”, agregó y al tiempo pidió “que se haga justicia”.

En el fallo, los magistrados determinaron que el condenado reciba tratamiento psicoterapéutico y que, a través del Cuerpo de Investigaciones Fiscales, se le extraigan muestras de ADN para ser incorporado al banco de datos genéticos.

Además, Condorí deberá pagar seis millones de pesos, más los intereses correspondientes, a la madre de la víctima, Ana Fernández, en concepto de reparación integral del daño causado por el delito.

La jueza Vera anunció que los fundamentos del fallo se leerán el próximo jueves a las 13.

Cintia Fernández fue hallada sin vida por su madre el 3 de mayo de 2011, en el departamento en el que vivía, en la zona sur de la capital salteña. La joven, que según las pericias murió cinco días antes de su hallazgo, falleció por asfixia por sofocación, y su cuerpo presentaba lesiones compatibles con golpes en la cabeza.

 

La detenida Melina Bianco dio detalles de la persecución y contó cómo se intentó ocultar pruebas.

 

La subayudante Melina Bianco, detenida e imputada por encubrimiento, contó los que pasó exactamente la medianoche del domingo donde murieron Aníbal Suárez (22), Danilo Sansone (13), Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13) durante una persecución en San Miguel del Monte.

La oficial confesó que iba en el asiento trasero del patrullero que conducía Mariano Ibáñez. El acompañante era Manuel Monreal, quien se bajó del coche, apuntó con su arma y disparó al auto en el que iban los chicos. “Se para adelante como para que (el Fiat) detenga su marcha. Y como esto no ocurre, saca el arma y dispara de atrás una vez que pasó. Habrá disparado como mínimo tres veces”, aseguró la joven de 25 años en la indagatoria judicial la que reveló Clarín.

“Íbamos por la costanera hacia el barrio Montemar y nos encontramos de frente el Fiat que viene rápido y atrás el patrullero de García y Ecilape. Nos cruzamos y por radio nos dicen que eran ellos y que teníamos que agarrarlos”, agregó la policía ante el fiscal Lisandro Damonte.

Antes, otra patrulla había comenzado la persecución al Fiat 147. Sobre una pick up el oficial Leonardo Ecliape iba acompañado por el capitán Rubén Alberto García quienes estaban recorriendo la ciudad y fueron ya que recibieron a un llamado del 911 por el episodio. “En ningún momento dijeron nada por radio sobre el motivo que originó la persecución”, sostuvo en su indagatoria.

También reveló que García “venía disparando; mínimo dos o tres disparos, pero no vi si impactaron en el coche. Yo vi que sacó el arma. Creo que era la reglamentaria, pero pudo ser otra. Porque se decía que García usaba también una 22. García sacó el arma por la ventana”.

“Me quedé encerrada en el patrullero (estos coches no pueden abrirse de adentro en la parte trasera de la cabina) agachada, con miedo porque no tenía chaleco. Ninguno tenía chaleco. Escuchaba muchos tiros, estaba muy asustada”, recordó. Pocos minutos después escuchó que pidieron asistencia al SAME y Ecilape solicitó que “todos los móviles del centro de la ciudad fueran a la avenida Almirante Brown (el lugar del choque)”.

Bianco bajó y comenzó a ayudar en las tareas de rescate que iniciaron, pocos minutos después, los bomberos locales y los paramédicos de SAME y del hospital municipal. Luego, según contó, comenzó lo que sería el operativo de encubrimiento. Mientras se hacían los procedimientos de asistencia vio que “estaba Franco Micucci” y hablando con un bombero autorizó a proceder a mover los cuerpos. “Sí, levante todo”, respondió el jefe. En medio de la oscuridad también llegó Héctor «Pipi» Ángel, jefe del servicio de calle.

En la comisaría, a la policía la enviaron a tomar declaración a la pareja de jubilados que llamó al 911 por un presunto episodio de inseguridad y que derivó en el despliegue de patrullas pero esa declaración fue modificada.

En el acta no hay menciones de los disparos. Según su denuncia, en esa maniobra estuvo involucrado también el oficial José Durán, del servicio de calle. Bianco además involucra a la oficial subayudante Nadia Genaro, quien estaba a cargo del libro de guardia, donde también hay datos errados o modificados.

 

Dos de los delincuentes arrestados son menores de edad. Cinco efectivos que resultaron heridos fueron trasladados al Hospital Durand.

 

Durante la madrugada del miércoles, una espectacular persecución en el barrio porteño de Caballito, en la que se registraron tiroteos y choques, dejó un saldo de cinco efectivos policiales heridos y tres delincuentes detenidos, de los cuales dos son menores de edad.

La Policía de la Ciudad recibió un llamado al 911 por un intento de robo de un vehículo a las 4:00 en José Bonifacio y Miró por parte de una banda que se trasladaba en una camioneta F100. Al dirigirse al lugar, los uniformados fueron recibidos con disparos y los ladrones se dieron a la fuga.

Tras varios minutos de persecución, la Policía desplegó un operativo cerrojo y un patrullero intentó cerrarles el paso en Honorio Pueyrredón y Neuquén, pero fue chocado y arrastrado por la camioneta, que luego siguió con su intento de escape.

En tanto, otro patrullero se puso a la par de la camioneta y, luego de chocar al vehículo de los delincuentes, logró detener a los tres que se encontraban a bordo, dos de ellos menores de edad, quienes fueron trasladados a la Comisaría 6A. Por el hecho, cinco efectivos de la fuerza porteña resultaron heridos y fueron trasladados al Hospital Durand.

 

El joven de 15 años está acusado de matar a el efectivo Maximiliano Bruno en González Catán.

 

La Policía de la provincia de Buenos Aires detuvo a un joven de 15 años acusado de ser el autor de los disparos que provocaron la muerte del efectivo de la Policía Local de La Matanza ocurrida anoche en la localidad de González Catán.

De acuerdo a la investigación, el menor fue el autor de los dos disparos que recibió Cristián Maximiliano Bruno, de 30 años, en la calle Velazco e Infanta Isabel de González Catán, que luego murió cuando era trasladado a un centro asistencial.

La detención fue llevada a cabo en una casa de la calle Acassuso al 5700 de la mencionada ciudad del partido de La Matanza por efectivos de la Departamental La Matanza junto a la DDI. En los allanamientos, se secuestró varias prendas de vestir y elementos de interés para la causa.

Según el padre del menor, estuvo 90 días alojado en el Instituto Gambier por el robo de una moto y salió a fines de 2018.

Bruno estaba vestido de civil cuando lo fusilaron. Dos motochorros cruzaron al oficial, que también iba en moto, queriendo robarle, y lo terminaron matando a de cuatro disparos, uno de ellos en el pecho que fue el que lo mató.

“Él nunca se resistió”, aseguró Daniela, su esposa en declaraciones en TN. La mujer escuchó desde su casa el ruido de la moto y casi de inmediato las detonaciones. “Mi marido estaba tirado en la vereda de enfrente”, agregó.

La dependencia estará a cargo del Ministerio de Seguridad y asistirá a los efectivos e integrantes de las distintas fuerzas federales.

 

Como un nuevo respaldo a las fuerzas armadas el Gobierno creará un organismo para defender los derechos humanos de la policía. Se trata de la Unidad de Garantías de Derechos Humanos, que funcionará bajo la órbita del ministerio de Seguridad encabezado por Patricia Bullrich.

Mediante la Resolución 234/2019 publicada en el Boletín Oficial, firmada por Bullrich, entre los argumentos, están “garantizar plenamente la protección de los derechos humanos de los efectivos de las citadas Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales”.

Entre las funciones del organismo, también, está el análisis de las “fortalezas y debilidades de la normativa relativa a la protección de los derechos humanos” de los policías y fuerzas federales.

La creación de este organismo “no genera erogación presupuestaria adicional alguna al Estado nacional”, en momento de crisis económica y ajuste de gastos en las cuentas públicas.

La ministra señaló que los derechos humanos “son para todos los ciudadanos” e indicó que hasta el momento las fuerzas de seguridad “estaban excluidas”. “Debían ser garantes de la ciudadanía, algo que son, pero no eran concebidas como sujetos de este derecho”, afirmó.

La resolución que crea el organismo:

Crean un organismo en defen… by on Scribd

El policía que mató a un ladrón en diciembre del 2017. Su abogado está seguro que “será absuelto”.

 

El policía Luis Chocobar quien en diciembre de 2017 mató a balazos a un ladrón que había apuñalado a un turista en el barrio porteño de La Boca, irá a juicio oral y público por exceso en el cumplimiento del deber.

Chocobar será juzgado por el delito de “homicidio agravado en exceso del cumplimiento del deber” en perjuicio de Juan Pablo Kukoc de 18 años, el cual contempla una pena máxima de 5 años de prisión.

El abogado del agente de seguridad Fernando Soto, explicó que el juez Nacional de Menores Cristian Axel Von Leers cerró la etapa de instrucción de la causa y elevó la causa a juicio, por lo que en las próximas horas se sorteará el tribunal que llevará a cabo el debate.

Además, señaló estar “convencido de que en el juicio Chocobar será absuelto. Los delincuentes estaban dispuestos a matar”.

 

Los feriantes instalaron puestos y la Policía no lo permitieron. Los efectivos tiraron gases lacrimógenos.

 

En medio de una protesta de pequeños productores agropecuarios que intentaban realizar un verdurazo en el barrio de Constitución, se vivieron momentos de tensión y violencia por parte de la Policía de la Ciudad.

Es que los efectivos no permitieron descargar la mercadería y se produjeron diferentes incidentes. “Hay una intencionalidad política detrás. Se instalaron de forma violenta en el espacio público”, señaló el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro en TN. “Desde Espacio Público se les avisó que no se iba a permitir”, afirmó.

Los pequeños productores buscaban colocar la mercadería en la Plaza Constitución lo que provocó la respuesta de las autoridades: hubo corridas, gases lacrimógenos y gas pimienta.

En estas protestas la verdura suele ser mucho más barata que en comercios o supermercados, por lo que la concurrencia suele ser importante. Cuando llegaron los efectivos, ya se habían instalado varias carpas.

Rápidamente las autoridades cargaron los cajones de verduras en camioneta y se llevaron toda la mercadería.