Franja Morada es sin lugar a dudas la agrupación política universitaria más significativa y perdurable de toda la historia argentina.. Pero sobre todo ha sido el corazón del radicalismo, una de las dos fuerzas políticas que han gobernado el país en los últimos 30 años.
Heredera de la Reforma de 1918, La Franja se convirtió en el semillero por excelencia de dirigentes políticos del radicalismo, luego de sobrevivir a persecuciones, dictaduras, denuncias por corrupción, presiones, alianzas y rupturas.
Fue puntal y vanguardia de la recuperación democrática y de la llegada del radicalismo al poder en 1983. Desde sus filas emergieron generaciones de dirigentes radicales que fueron y son funcionarios públicos, diputados, senadores, intendentes y candidatos.
La vigencia e inserción de Franja Morada entre el estudiantado es seguramente una de las razones que explican su supervivencia tras las dos bancarrotas presidenciales del radicalismo. Desde los 70 y hasta nuestros días conduce la Federación Universitaria Argentina.
La Franja. De la experiencia universitaria al desafío del poder es una investigación de Mónica Beltrán que permite acercarse a una historia poco conocida pero que resulta clave a la hora de entender los orígenes y los avatares del radicalismo del siglo XXI.
Sobre Mónica Beltrán 
Es periodista y escritora. Cursó estudios terciarios de Periodismo y universitarios de Sociología, y tiene una diplomatura superior en Educación y Medios Audiovisuales (FLACSO). Dicta clases de periodismo en la Universidad de Palermo, y desde 1984 se desempeña en agencias de noticias, radios, diarios y televisión. Actualmente dirige el sitio web nuevacatedra.com.ar, es columnista de Radio Nacional y colabora en el periódico Perfil. Por su trabajo en radio y televisión fue distinguida con el Premio a la Trayectoria en la Feria del Libro (2005), el Premio Pregonero (2007) y el Premio UBA de Estímulo al Periodismo Educativo (2007). Obtuvo también una mención especial por la realización del documental “Vivir en positivitido” por Ciudad Abierta en el Festival de Cine Científico del Mercosur. Es autora de Mediatizados, encuentros y desencuentros entre la escuela y los medios. 
Facebook: http://www.facebook.com/librolafranja?ref=hl 
Twitter: @librolafranja

Tras conocerse tres nuevos fallos vinculados a la elección de Magistrados: dos del juez en lo Contencioso Administrativo Federal Enrique Lavié Pico, quien ratificó la suspensión de las elecciones, y otro del juez federal de Necochea, Bernardo Bibel, que se declaró incompetente, se espera que la jueza federal María Servini de Cubría Servini de Cubría resuelva esta semana sobre la validez o no de la norma que promueve la elección popular en el Consejo de la Magistratura.

El juez Bibel se declaró incompetente «en razón de la materia y del territorio» para actuar en un planteo del Colegio de Abogados de Necochea y remitió el caso a la jueza federal.

En cambio, Lavié Pico, dio lugar a los amparos, al advertir que hay «indicios serios y graves con relación a la ilegitimidad de la norma» y además declaró la inconstitucionalidad parcial de la norma que limita las cautelares contra el Estado.
El Estado cumplió con los tiempos dispuestos por Servini de Cubría y el viernes presentó un escrito en el que pide a la jueza que rechace los amparos contra la elección popular de los Magistrados.
Servini de Cubría estará en condiciones de expresarse sobre la validez de la norma a pesar de que pesan sobre la ley más de diez cautelares en todo el país.
En tanto, continuaron las críticas contra la elección popular en la Magistratura, y uno de los más enfáticos fue el senador Mario Cimadevilla, quien expresó que «este Gobierno quiere que la Constitución y la ley se sirvan de ellos».
El consejero de la Magistratura también aseguró que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, «es la frutilla del postre de la reforma judicial» porque, argumentó, «la funcionaria cree que la Constitución es ella y esto una locura».
En medio de las críticas, los abogados del Estado presentaron ante el juzgado de Servini de Cubría un escrito que fija su postura ante al menos cinco presentaciones de varios partidos políticos y asociaciones de jueces y abogados contra la nueva ley del Consejo.
Por su parte, la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) manifestó su apoyo a los pedidos de inconstitucionalidad que distintas entidades presentaron ante la justicia contra la reforma al Consejo de la Magistratura.
La agrupación sostuvo que «el nuevo sistema de elección de la totalidad de los integrantes del Consejo mediante sufragio universal elimina el -equilibrio- que exige el artículo 114 de la Constitución entre quienes representan a órganos políticos y quienes representan a los jueces y abogados de la matrícula federal y las personas provenientes del ámbito académico y científico».

Al cabo de diecisiete años de exilio, Juan Domingo Perón regresa a la Argentina. Se inicia así un periodo que lo llevaría a ser, por tercera vez, presidente de la república. Desde una mirada privilegiada que conjuga la del periodista y el médico, Nelson Castro nos muestra la trama desconocida de una decisión política que tuvo consecuencias trágicas para el propio General y para el país. Los secretos de los últimos días de Perón entrelaza con maestría el plano político con la vivencia personal a partir de una investigación rigurosa que descubre documentos inhallables y de entrevistas a los protagonistas de aquel momento que brindan testimonios reveladores.
Transcurridas cuatro décadas de los hechos que se narran, la actualidad sugiere que sigue intacto el mito que atribuye a los hombres que ejercen el poder la cualidad de invulnerables. Surge, inevitablemente, una pregunta: ¿un enfoque distinto habría podido cambiar el rumbo de una de las décadas más cruentas de la historia argentina? Como ya lo hiciera en Enfermos de poder, en este libro imprescindible el autor nos invita a no ignorar los alertas que la realidad nos ofrece y a reflexionar nuevamente sobre un aspecto crucial para el destino de una nación: las enfermedades de los que están en el poder las padecemos todos.
Sobre Nelson Castro
Nació el 5 de abril de 1955 en San Martín, Provincia de Buenos Aires, Argentina, es un periodista argentino. Además es médico egresado de la Facultad de Ciencias Médicas de la UBA y durante varios años ejerció como tal, en la especialidad de neurología. Junto a la carrera de medicina cursó estudios en la Escuela Superior de Periodismo del Instituto Grafotécnico, vinculándose al periodismo deportivo radiofónico, área desde la que pasó al comentario y al reportaje político, relegando su vocación inicial.Obtuvo numerosos premios, entre ellos el Internacional Rey de España en 1994, el Konex de Platino en 1997 y 2007 y el Premio Martín Fierro en categorías referidas a la labor periodística.Integra la Asociación para la Defensa del Periodismo Independiente (Periodistas) de la República Argentina. Conductor de “El juego limpio”, que se emite por la señal Todo Noticias (TN) y columnista de opinión en los diarios La Nación y Perfil. Sus libros Enfermos de poder, Los últimos días de Eva, La sorprendente historia de los vicepresidentes argentinos y Rivales, todos publicados por Ediciones B.
Ensayo crítico sobre la lucha armada en la Argentina y el papel de los
DDHH. 
¿Por qué nos pasó lo que nunca debió habernos pasado? Con esta pregunta,
Graciela Fernández Meijide abre las entrevistas que realizó como parte
de la investigación para este valioso y fundamental libro. Luego del
camino que inició con La historia íntima de los derechos humanos en la
Argentina, Meijide se sumerge en nuestra historia reciente para intentar
comprender por qué algunos argentinos, sobre todo jóvenes, se
involucraron en la lucha armada y cómo el Estado y la sociedad actuaron
luego para tratar de curar las heridas provocadas, tanto en nuestro país
como en Chile, Brasil y Uruguay. Los testimonios de Ricardo Lagos, Lucía
Topolansky, Fernando Henrique Cardoso, Julio María Sanguinetti, Beatriz
Sarlo, entre otros, se suman a las anécdotas personales de la autora y
una minuciosa investigación para recomponer la atmósfera de época.
Eran humanos, no héroes es acaso el análisis más valiente y lúcido que
se haya hecho sobre la violencia de los setenta. Meijide escribe desde
el equilibrio que le otorga la experiencia vivida, como mujer política y
militante de los derechos humanos y en especial como madre de Pablo,
cuya desaparición fue el motor que impulsó no sólo su búsqueda, sino la
lucha por la verdad y la justicia.
Este es un libro honesto que ojalá llegue a adolescentes y jóvenes para
que, como dice Meijide, ayude a entender las decisiones desacertadas del
pasado y pueda iluminar las elecciones del presente con perspectivas del
porvenir.
Sobre Graciel Fernández Meijide
Nació en Buenos Aires, en 1931. Es profesora de francés, actividad que ejerció hasta 1976, cuando desapareció su hijo Pablo. A partir de entonces comenzó a colaborar con la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y, en 1983 integró la Conadep. En 1993 fue elegida diputada por la Capital Federal y al año siguiente participó de la Asamblea Constituyente que reformó la Constitución. Luego fue senadora y presidió la Convención Estatuyente. En 1997, ya conformada la Alianza, fue elegida diputada por la provincia de Buenos Aires hasta 1999, cuando fue designada ministra de Desarrollo Social. Desempeñó ese cargo hasta marzo de 2001. Publicó el libro La ilusión (Sudamericana, 2007).
La escasez de estudios históricos sobre las últimas décadas del siglo XX parece abonar aquella afirmación popular que sostiene que los argentinos no tenemos memoria. En particular, esto se verifica ante el período comúnmente conocido como “los setenta”, un decenio que, en más de un aspecto, puede considerarse el más violento del siglo.
A partir de la asunción de Héctor Cámpora a la presidencia, el derrotero de los años setenta está signado por la exacerbación de los conflictos: los choques violentos en el interior del peronismo, las guerrillas montonera y marxista, la represión paraestatal, las luchas obreras, el terror como herramienta gubernamental de sometimiento, la huida hacia adelante del régimen con la guerra de Malvinas, hasta la elección de Raúl Alfonsín como presidente.
Marcelo Larraquy explora los aspectos más oscuros de la vida política nacional a partir de su manifestación más extrema. Con un enfoque que elude juicios morales, descalificaciones y visiones estereotipadas, el autor se propone narrar para comprender. Comprender por qué se mata, en nombre de qué, de quién, sobre qué bases, con qué fundamento, con qué finalidad. Porque nadie está al margen de una historia de la cual todos somos parte.
Sobre el autor
Marcelo Larraquy es periodista y licenciado en Historia (UBA). Escribió guiones de unitarios y películas, trabajó como docente universitario y como columnista de historia y política en radio. Fue periodista de la revista Noticias, del diario Crítica y, en la actualidad, trabaja en el diario Clarín. Ganó el Premio Konex a la investigación periodística (1997-2007). Es coautor de Galimberti. De Perón a Susana. De Montoneros a la CIA (2000; Aguilar, 2010) y autor de López Rega, el peronismo y la Triple A (2004, Aguilar, 2009), Fuimos soldados. Historia secreta de la contraofensiva montonera (Aguilar, 2006), Marcados a fuego (1890-1945) (Aguilar, 2009) y De Perón a Montoneros (1945-1973) (Aguilar, 2010). Los últimos dos títulos, junto a Los 70. Una historia violenta, integran la trilogía “Marcados a fuego”.

La caída de Juan Domingo Perón en septiembre de 1955 transformó su movimiento en el territorio de una intensa disputa político-ideológica. La correspondencia con John William Cooke, los «caños» caseros de la resistencia espontánea de los trabajadores a la contrarrevolución Libertadora y el poderoso impacto de la Revolución Cubana habilitaron nuevas tendencias. Por cierto, esto no sucedía tan solo en el peronismo: era un signo de ese tiempo. Los horrores del gulag estalinista avanzaron hasta la tapa de los diarios moscovitas, los primeros estertores del conflicto chino-soviético asomaron cautamente, mientras la momificada Iglesia católica iniciaba un giro inédito cuando los conservadores pasillos del Vaticano alumbraron la crisis latinoamericana y la teología de la liberación comenzó a abrirse camino.
Todo parecía posible. La guerrilla vietnamita puso en jaque a la primera potencia militar del planeta. Apenas antes, los estudiantes franceses estrecharon las manos de los trabajadores de la Renault, a la vez que marchaban empuñando las banderas rojas del socialismo libertario y la mítica boina del Che asesinado en la selva boliviana por sicarios de la CIA iluminaba la escena.
El viejo mundo temblaba: una nueva generación con renovado equipaje intelectual había ingresado al ruedo y se proponía derrumbarlo definitivamente. 
Ese programa común arribó a Buenos Aires y las barricadas del Cordobazo comenzaron a darle forma. Como parte de ese movimiento, como integrante de la nueva izquierda, Montoneros irrumpe, y Roberto Cirilo Perdía, uno de sus dirigentes fundamentales, da cuenta de una lucha que para bien y para mal cambió para siempre el devenir de la Argentina.
Los países jóvenes, nos recuerda Borges, tienen una historia viva. Si no la entendemos, este presente se torna absurdo, y cambiarlo en cualquier dirección valiosa resulta imposible. Sin arriar ninguna bandera, Montoneros cuenta la historia de una generación, de una experiencia, y hace un balance posible del último horizonte revolucionario de la Argentina del siglo XX.
Sobre el autor
Roberto Cirilo Perdía nació en Rancagua, pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires próximo a Pergamino, el 9 de julio de 1941. Estudió abogacía en la Universidad Católica Argentina En 1967 integra un grupo que se suma a la actividad guerrillera; éste se une a las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas), organización de la que Perdía se distancia en los inicios de 1970. Por ese entonces confluye en la formación de Montoneros, cuya dirección nacional integra desde 1972 hasta su disolución definitiva. En la clandestinidad y en el exilio se lo conoció como «Carlos», «el Pelado» y «Carlitos». Tras su reinserción legal retoma su profesión de abogado, que ejerce en la actualidad. Hoy integra la Gremial de Abogados, forma parte del grupo fundacional de la Universidad de los Trabajadores IMPA y es referente del movimiento social Organizaciones Libres del Pueblo-OLP.