Actualidad

Causa Pablo Escobar Gaviria: declaró el primer narco arrepentido

El arrepentido reconoció que tenía vínculos con “Chicho” Serna y la familia de Pablo Escobar

A 26 años de la muerte de Pablo Escobar en 1993, sus enemigos se repartieron sus rutas y estructura y en primera instancia la oficina de Envigado- centro de cobro del narcotráfico y las extorsiones- quedó en manos de su primer jefe fue Diego Fernández Murillo Bejarano, “Don Berna”, pero cuando éste fue detenido en 2007, tomó el mando de la oficina Carlos Mario Aguilar, alias “Rogelio”.

Ahora, el juez federal de Morón Néstor Barral retomó la causa ya que un arrepentido declaró que el exjugador de fútbol colombiano Mauricio “Chicho” Serna (51) fue testaferro de «Rogelio» en la Argentina.

La declaración del colaborador, que habló bajo reserva de identidad, fue tomada por fiscales de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) en Estados Unidos durante la primera semana de junio. De esta manera, se convirtió en una pieza clave de la causa en la que Barral ya procesó por lavado de dinero narco a Serna, a la viuda y al hijo de Pablo Escobar y al empresario inmobiliario Mateo Corvo Dolcet (54).

El testimonio del bautizado «Colaborador A» cerró con las demás pruebas del expediente y también permitió que ahora el juez Barral procesara al colombiano José Byron Piedrahita Ceballos (59), eje del lavado de 3 millones de dólares y $1.700.000 a través de emprendimientos inmobiliarios y gastronómicos concretados entre 2008 y 2017, principalmente en Pilar a través de Corvo Dolcet.

La nueva información que llegó vía los fiscales Diego Iglesias y Sebastián Basso complicó la situación de todos los acusados en la causa que en total son ocho. Tanto Corvo Dolcet (cabeza de los negocios de Piedrahita en la Argentina) como el resto de los acusados habían declarado que, si bien conocían a Piedrahita, no sabían que se tratara de un capo narco.

El exfurbolista sostuvo incluso que lo había conocido en un restaurante porteño cuando Piedrahita se acercó a pedirle un autógrafo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *