Las preguntas de la oposición al ministro de Defensa apuntarán a las presuntas dilaciones en la contratación de la expedición de búsqueda del submarino. Será desde 11:00 en el Salón Arturo Illia del Senado.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, se presentará hoy en el Congreso para brindar un informe y responder preguntas sobre el naufragio del ARA San Juan, cuyos restos fueron hallados el pasado 17 de noviembre.

La presentación ante la comisión bicameral que investiga el hecho y las responsabilidades de los mandos políticos y militares será a las 11:00 en el Salón Arturo Illia del Senado.

La oposición intentará acorralar al funcionario con preguntas que apuntarán a las presuntas dilaciones en la contratación de la expedición de búsqueda para dar con el paradero del ARA San Juan, las fallas en la contratación del primer operativo de búsqueda, y la supuesta falta de atención y contención a los familiares.

También podrían surgir preguntas sobre las conclusiones a las que arribó la junta de submarinistas que analizaron las posibles causas de la tragedia, las medidas adoptadas para salvaguardar los restos del submarino, las posibilidades técnicas y económicas de reflotar la nave, así como el reciente procesamiento de cuatro militares dispuesto por el juez federal Marcelo Martínez de Georgi.

Está previsto que sobre el final de la jornada de este martes, la jueza Marta Yáñez reciba en el aeropuerto internacional de Ezeiza el material fotográfico -compuesto por 67.000 imágenes y videos del fondo del mar- producido por el buque Seabed Constructor de la empresa Ocean Infinity, que actualmente se encuentra operando en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Aguad ya se había presentado en el Congreso el 16 de abril pasado, es decir, cinco meses después de la pérdida de contacto de la nave submarina, ocurrida el 15 de noviembre del año pasado con 44 tripulantes a bordo.

Luego del hallazgo de los restos del submarino, el funcionario ofreció una conferencia de prensa en la que anticipó que el Gobierno argentino no tiene “los medios para rescatar” y reflotar la nave hundida a 907 metros de profundidad en el Mar Argentino.

La comisión bicameral especial investigadora sobre la desaparición, búsqueda y operaciones de rescate del submarino ARA San Juan fue creada en diciembre de 2017 a través de la ley 27.433 y está conformada por seis senadores y seis diputados del oficialismo y de la oposición.

Una vez que finalice la investigación, la comisión deberá entregar y hacer pública la redacción final de un informe sobre las causas que provocaron la tragedia y las responsabilidades de los mandos militares y ministeriales.

Los imputados están acusados por el supuesto delito de incumplimiento de deberes de funcionario público y fueron embargados por un millón de pesos.

Fueron procesados cuatro miembros de la comisión evaluadora del Ministerio de Defensa por incumplimiento de deberes de funcionario público, en la preadjudicación de una empresa española para la búsqueda del submarino ARA San Juan.

Según informa Clarí, el juez Marcelo Martínez de Giorgi imputó Héctor Horisberger, Marcelo Gustavo Dip, Rogelio Alfredo García Bastitta, miembros de la Armada y de la Fuerza Aérea, y Pablo Longhi, de Defensa, por las irregularidades en la contratación de Igeotest Geociencias y Exploraciones SL.

Los imputados están acusados por el supuesto delito de incumplimiento de deberes de funcionario público y fueron embargados por un millón de pesos.

Según el juez, los funcionarios “omitieron aplicar la ley” al preadjudicar a la firma española del empresario argentino Marcelo Devicenzi, la cual no cumplía con los requisitos establecidos en el pliego.

“Tuvieron pleno conocimiento de las reglamentaciones vigentes para la contratación y pese a todas las evidentes inconsistencias que presentó la oferente recomendada, continuaron con el proceso y no desestimaron la oferta”, sostiene el fallo del juzgado Criminal y Correccional N° 5.

La funcionaria judicial analiza las alternativas para crear una maqueta 3D. La recreación digital de la nave y el incidente dependerán de la tecnología. Hay escombros de la unidad en 80 metros a la redonda.

La jueza Marta Yañez que instruye la causa que se tramita en Caleta Olivia e intenta determinar qué ocurrió con el ARA San Juan y sus 44 tripulantes., recibe las imágenes del ARA San Juan y analiza crear una maqueta 3D para determinar que produjo el incidente. “Estamos más motivados que nunca”, expresó uno de los integrantes del equipo de trabajo de la jueza.

Según consigna TN la nueva etapa de investigación se basará en el análisis de las 67 000 imágenes tomadas por el ROV de Ocean Infinity y la posible creación de una maqueta 3D de la unidad naval, posibilidad que dependerá de la tecnología a la que pueda acceder la justicia.

Yañez recibirá hoy en el edificio Libertad fotografías y videos en crudo que fueron capturados en el fondo del mar. Las pocas imágenes que pudo ver por el momento le entregaron datos concretos sobre el estado de la nave y la confirmación de que la unidad implosionó.  “Pensamos en una reconstrucción virtual, reproducir en tierra lo que encontramos en mar, una maqueta digital que nos acerque lo más posible al momento en que el submarino se fue a pique”, explicaron desde el equipo de la jueza.

A estos objetivos se suma la idea de realizar un mapa 3D sobre la caída del ARA San Juan en el Atlántico sur. “Estamos obligados a encontrar una explicación física a lo que ocurrió”, sostuvieron.

Marta Yañez no descarta que la causa del siniestro haya sido un error humano, un hecho técnico o una concurrencia de hechos por falta de mantenimiento.

Con la aparición del submarino ARA San Juan tras un año de búsqueda, la jueza de Caleta Olivia Marta Yáñez a cargo de la investigación por el hundimiento desligó de responsabilidades al presidente Mauricio Macri.

“Entiendo que en la cadena de responsabilidades está muy lejano el Presidente”, sotuvo Yáñez, quien consideró que “es muy remoto” un análisis de ese tipo.

En declaraciones a la radio La Red, señaló que analiza “las decisiones que se toman en el seno de una de las armas de las que se vale la defensa nacional, esto es la Armada naval”. Y agregó: “Tenemos que apuntar a una causal inmediata o mediata que provocó eso, y en ese tren de determinar la causalidad eficiente del evento, que hoy sí nos consta porque lo estamos viendo, creo que es imposible”.

Según trascendió, el jueves próximo la jueza viajará a Buenos Aires para recibir las 67 mil fotografías que tomó la empresa Ocean Infinity en el lugar donde fue hallado el submarino. “Vamos a buscar las imágenes, que las voy a recibir en la Armada y las traeremos a Caleta Olivia”, agregó la magistrada, quien confió en que se está “mucho más cerca de llegar a la verdad”.

Sobre la posibilidad de reflotar el submarino insistió en que se debería hacer primero “un exhaustivo estudio de factibilidad”. Por su parte, la magistrada indicó que para analizar una operación de ese tipo se debería contar “con instrumental absolutamente idóneo que no produzca daños en el material encontrado”.

Por último, Yáñez explicó que no descarta que la causa del siniestro haya sido un error humano, un hecho técnico o una concurrencia de hechos por falta de mantenimiento.

El Poder Ejecutivo presentó un proyecto de ley para que las familias de los 44 fallecidos en el submarino perciban ese beneficio.

El Gobierno decidió presentar en el Congreso una ley que otorgue una pensión especial a los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan, que equipare la cifra que vienen recibiendo hasta ahora en concepto de sueldo regular.

Según publicó el diario La Nación, desde el Gobierno nacional buscan que los familiares sigan cobrando la suma que reciben actualmente y no la de una pensión, que es menor.

La compensación debe aprobarse por ley, por lo que el Ejecutivo enviará un proyecto al Congreso. Desde la Casa Rosada y el Ministerio de Defensa se mostraron confiados en que el beneficio pueda ser otorgado con relativa velocidad.

La mayor parte de los familiares ya se presentaron ante la jueza de la causa, Marta Yáñez, para pedir seguir percibiendo los sueldos de sus familiares bajo “presunción de fallecimiento”.

Una vez que la jueza decrete de manera oficial el fallecimiento de los tripulantes, la Armada solicitará que sus familiares comiencen a cobrar la pensión que les corresponde, que oscila entre el 70 y el 85% del sueldo de cada tripulante, una cifra que varía según el grado y la antigüedad de cada uno de los beneficiarios.

La ley especial que propone el Gobierno abarcaría el porcentaje que quedaría fuera de la asignación.

La búsqueda estaba a punto de ser suspendida pero volverán a la zona. El punto de interés se encuentra a 800 metros de profundidad, indicó un parte oficial de la Armada Argentina.

Se produjo un cambio de planes el último día en el que el buque Seabed Constructor buscaba al submarino ARA San Juan. Fue justo antes de que suspendiera los operativos hasta febrero por cuestiones de mantenimiento.

La empresa Ocean Infinity informó la detección de un nuevo punto de interés a 800 metros de profundidad en el área denominada 15A. Es el primer contacto hallado en dos semanas: tiene 60 metros de diámetro, una dimensión similar a la de la nave que desapareció el 15 de noviembre de 2017 con 44 tripulantes a bordo.

El buque llegará allí dentro de un día aproximadamente-contando a partir del jueves a las 23-  cuando reiniciará las operaciones para corroborar esas imágenes.

Una vez que la firma recupere todos los vehículos submarinos autónomos (AUV) que tiene desplegados en el mar se dirigirá hacia las coordenadas donde se encuentra el nuevo objeto, que fue catalogado con la categoría “C”, es decir, de probabilidad fuerte.

Los investigadores sostienen que una falla en la válvula de ventilación E-19 podría haber desatado la explosión del submarino.

La comisión de expertos del Ministerio de Defensa sostuvo que un error en la válvula E-19 podría haber causado el hundimiento del submarino ARA San Juan.

Esta falla, según los expertos, provocó un cortocircuito en las baterías y la generación de hidrógeno que inutilizó a la tripulación y más tarde produjo una implosión.

Según explica Clarín, el informe final detalla que los sensores del snorkel –una enorme válvula que sale de la torreta- permiten que con cada ola que choca se corta el ingreso del aire, lo que quita oxígeno a la atmósfera interior donde respiraban los 44 tripulantes.

En medio de la fuerte tormenta que estaba sufriendo el navío el 15 de noviembre de 2017, los tripulantes deben haber querido aflojar el snorkel para permitir el ingreso de más oxígeno. Este habría sido el paso fatal: el agua pudo haber entrado a las baterías de proa y generó el cortocircuito fatal.

Los miembros de esa comisión de expertos en submarinos de Defensa son los contraalmirantes (RE) Adolfo Trama y Alejandro Kenny y el capitán de navío (RE), Jorge Bergallo. Este último es padre de una de las víctimas y segundo comandante del San Juan, Jorge Ignacio Bergallo.

Será la segunda parada técnica tras el rastrillaje de 13 zonas sin éxito y 22 contactos de interés descartados.

El buque Seabed Constructor que tiene a cargo la búsqueda del ARA San Juan, regresó al puerto de Comodoro Rivadavia para reabastecerse y cambiar parte de su tripulación. Tras analizar más de 15.000 kilómetros cuadrados de mar argentino, siguen sin pistas para encontrar el submarino hundido con 44 tripulantes.

Se espera que el buque tan solo permanezca 12 horas en el puerto sureño y luego vuelva a la zona de operaciones. Son las últimas dos semanas de búsqueda pactadas con el Gobierno y la incertidumbre es absoluta.

Los técnicos de Ocean Infinity le expresaron a los familiares veedores “estar desorientados” y no contar con certezas acerca del paradero de la nave y sus 44 tripulantes. Es que luego de haber barrido con la más alta tecnología el lecho marino no hubo elementos que arrojen certezas sobre el sitio en el que se halla la unidad naval.

Según trascendió hasta el momento se descartaron 22 contactos, la mayoría de ellos formaciones rocosas de gran porte y se halló un viejo barco hundido. El análisis, que barrió toda la zona aledaña a la supuesta anomalía hidroacústica, siguió el derrotero del buque hacia Mar del Plata, es decir, el camino que pudo haber tomado si continuó navegando unas millas más tras la explosión.

Rubén Darío Espínola comprometió ante la Justicia al teniente de Fragata, Rolando Conci. El marino declaró que las tres frecuencias se produjeron a las 14:18 del 15 del noviembre de 2017, cuatro horas después de la supuesta explosión.

Mientras la empresa Ocean Infinity continúa con la búsqueda del ARA San Juan, la investigación que intenta determinar qué ocurrió con el submarino y sus 44 tripulantes continúa su curso. Este lunes, la declaración de un suboficial, sorprendió a la jueza de Caleta Olivia, Marta Yáñez.

El suboficial de la Armada, Rubén Dario Espínola, admitió que un superior de la Base Naval de Mar del Plata lo presionó para que borrara del libro de guardia tres intentos de comunicación que, según el criterio del marino, provenían de la unidad naval que desapareció el 15 de noviembre de 2017 y que se habrían producido tras la supuesta explosión.

Cuando el submarino desapareció, Espínola, supervisor de comunicaciones de la Base Naval de Mar del Plata, escuchó a las 14:18 tres frecuencias distintas, con un sonido de mala calidad, que entendía eran emitidas por el navío. Por tal motivo decidió comunicarse con su par de Puerto Belgrano, Valeria Noemí Carranza, quien desestimó que las llamadas provengan del ARA San Juan.

Según consigna TN.com.ar, tres días después, y ante las intensas tareas de búsqueda para dar con la nave, Espínola le solicitó a su jefe, el teniente de Fragata, Rolando Conci, que anote en el libro de guardia -de forma tardía- las tres frecuencias emitidas casi cuatro horas después del momento en que se cree el agua hizo contacto con las baterías y se produjo un principio de incendio que luego devino en la explosión de la nave. Si las llamadas efectivamente provenían del submarino, demostraría que la nave intentó comunicarse tras la anomalía hidroacústica que se produjo a las 10:31 de esa jornada.

Fuentes judiciales confirmaron que el marino reveló que el 20 de noviembre de 2017, Conci lo presionó para que borrara de los registros de la estación de radio de la Base Naval esos intentos de comunicación de la nave. El marino agregó que desconocía el motivo del pedido pero que se negó a adulterar el libro de guardia.

Información exclusiva TN.com.ar – Bruno Yacono

Los vehículos autónomos detectaron un total de nueve, pero no todos presentan probabilidades de ser compatibles con el submarino desaparecido.

La Armada Argentina confirmó cinco nuevos contactos en el marco de la búsqueda del submarino ARA San Juan, hallados por los vehículos submarinos autónomos que se desplazan del buque Seabed Constructor, la nave civil más avanzada del mundo que zarpó desde Comodoro Rivadavia para buscar la aeronave que desapareció en noviembre pasado.

Trascendió que la empresa estadounidense Ocean Infinity, que opera el buque, descartó que otros dos contactos que investigaba pertenecieran al submarino que partió desde Mar del Plata con 44 tripulantes y cuyo paradero permanece desconocido. Uno de esos contactos era una formación geológica y el otro era un buque pesquero.

Según publica Clarin, los vehículos autónomos detectaron un total de nueve contactos, pero sólo cinco presentan probabilidades de ser compatibles con el ARA San Juan, por lo que se profundizará su investigación. Para eso, trabajarán cuatro de las unidades de inmersión robóticas que fueron llevadas en el buque nórdico.

En total, el Seabed Constructor cuenta con ocho mini-submarinos autónomos que se sumergen hasta los 6.000 metros de profundidad y escanean el fondo marino. El buque es de origen noruego, tiene cuatro años de antigüedad, y la capacidad de trasladar hasta 102 personas: desde Comodoro Rivadavia, para presenciar la búsqueda, viajaron cuatro familiares de los tripulantes del San Juan.

Ocean Infinity se impuso en una licitación ante otra empresa también estadounidense: estipuló un presupuesto de 7,5 millones de dólares que sólo cobrará si encuentra el submarino argentino. Su plan de búsqueda es de no menos de 60 días y no más de 120. La firma también fue parte de los rastrillajes que buscaron -sin éxito- los restos del avión de Malaysia Airlines que desapareció en el océano Índico en 2014.

El ARA San Juan se contactó por última vez el 15 de noviembre a la mañana desde la zona del golfo de San Jorge.