Actualidad

Caso exmonja Zarza: el psiquiatra Stola declaró ante la Justicia a favor de la religiosa

El reconocido médico participó en casos como el del padre Grassi y el de Thelma Fardin. Aseguró que Zarza no tiene signos de haber pasado de víctima a victimaria.

Durante la tercera audiencia en el juicio contra la exmonja Valeria Zarza imputada por abuso sexual simple continuado y abuso sexual gravemente ultrajante continuado, declararon especialistas en psicología y psiquiatría que coincidieron en que Zarza no muestra rasgos de mentir ni coincide con el perfil de una abusadora.

Entre los testigos estuvo Enrique Stola, un reconocido psiquiatra que participó en el caso del cura Julio César Grassi y de la actriz Thelma Fardín.

Valeria Zarza es una exmonja del Instituto que fundó el cura Agustín Rosa Torino, a quien denunció por abuso sexual. El sacerdote se encuentra en libertad mientras más de 50 testigos están a la espera del juicio que logró ser suspendido por una medida dictada por el juez Adolfo Figueroa. El mismo juez favoreció también al cura José Carlos Aguilera dictaminando prescripción de su causa.

Testigo profesional

El médico se referirse a la “perversión de los religiosos” e indicó que muchos de los que abusan en el seno eclesiástico “no se deprimen”. Consultado por el fiscal Federico Obeid, que representa a la denunciante, sobre si los síntomas de la exmonja podrían ser a raíz de la denuncia radicada contra ella, el médico aseguró que no porque “en el caso de las mujeres abusadoras dentro del seno eclesiástico sufren trastornos psicológicos”, y que en este caso su paciente no presenta dichos trastornos de personalidad. “Valeria tiene un discurso absolutamente veraz. El único problema que tiene es depresión y el estrés postraumático por los episodios de abuso que cuenta y por haber perdido toda su red social que mantuvo por 20 años”, sostuvo el médico.

Desde Buenos Aires y por videoconferencia, la psicóloga Liliana Rodríguez, acompañante terapéutica de Zarza, también coincidió con Stola e indicó que la exmonja no tiene “tendencia” a mentir, consigna el diario El Tribuno.

“La contradenuncia es una estrategia común que se da contra las víctimas o contra los profesionales que actúan en el caso”, aseguró el psiquiatra que por el caso Grassi fue violentado en su propia casa, y aún hoy recibe cartas documento desde la cárcel de parte del religioso que lo demanda por “daños y perjuicios”.

Por último, también testificó la psicóloga del Poder Judicial Mónica Quinteros Navarro, quien apuntaló lo dicho por sus colegas. Aseguró que Zarza se posiciona «como víctima y no como victimaria. Sufre mucha angustia y mucho llanto. Es tanta la angustia, que afectan el curso de su pensamiento al evocar episodios. Teme que algo nuevo parecido pueda volverle a ocurrir, por eso activa la hipervigilancia», aseveró.

Declaraciones de la víctima en el juicio

La joven, actualmente de 20 años, solicitó testificar sin presencia de la imputada. Relató que los abusos por parte de Zarza comenzaron cuando ella tenía alrededor de cinco años y al mismo tiempo, dijo que en esa época también sufría abusos y maltratos por parte de su padrastro y que la exmonja era la persona con la que ella hablaba de esta situación.

Según la víctima, Zarza le aconsejaba que no dijera nada y que esté tranquila porque ella la iba a cuidar. Afirmó que los abusos de la religiosa no eran como los de su padrastro, ya que “ella era más sutil”, explicó.

A.M.M.S. contó que su mamá la llevaba a la parroquia con frecuencia porque un tío suyo era cura en esa congregación. Sobre los abusos, la joven refirió que los tocamientos ocurrieron en Lumbreras, en una oportunidad que Zarza la llevó de viaje a ese lugar. Y los otros hechos se dieron en los baños públicos y en un salón multiuso de la parroquia. En todas las oportunidades ambas estuvieron solas.

“Ella me tocaba con el pretexto de higienizarme bien. Me decía que me quería cuidar porque me tenía cariño”, explicó.

 

Un pensamiento sobre “Caso exmonja Zarza: el psiquiatra Stola declaró ante la Justicia a favor de la religiosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *