Se trata del contador Julio Pecollo, quien trabajó en el sindicato, quien ingresó en el sistema de protección de testigos e imputados colaboradores.

 

El contador del gremio SOEME Julio Pecollo se present√≥ ante la Justicia como ‚Äúarrepentido‚ÄĚ y aport√≥ datos sobre m√°s bienes que tiene el sindicalista Marcelo Balcedo, investigado por lavado de dinero en Argentina, entre ellos un departamento de lujo en Puerto Madero.

El contador, quien trabajó en el sindicato, ingresó en el sistema de protección de testigos e imputados colaboradores, a raíz de las consecuencias que puedan tener sus dichos.

Seg√ļn declar√≥ ante el juez federal de La Plata Ernesto Kreplak, Balcedo compr√≥ en 2015 un departamento en Puerto Madero por m√°s de 3 millones de d√≥lares y tambi√©n un local comercial en la zona.

Además, aseguró que el sindicalista y su esposa Paola Fiege compraron un departamento de 400 metros cuadrados en Puerto Madero por 3.300.000 dólares ubicado en Julieta Lanteri 1241 piso 19. También compraron una oficina de 30 metros cuadrados en Puerto Madero por la cual pagó 144 mil dólares.

Balcedo fue detenido junto a su esposa por pedido del juez Kreplak por defraudación a los afiliados del Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación (SOEME), a raíz del retiro de fondos sin justificación alguna.

La Justicia extendió el plazo de respuesta a la acusación que pesa sobre el sindicalista y su esposa.

 

La justicia de Uruguay abrió un plazo de 30 días para que la defensa del sindicalista argentino Marcelo Balcedo debido a que no se les habría entregado en tiempo y forma a los acusados y sus abogados defensores una copia de la acusación que realiza la fiscalía contra los imputados. El fiscal lo negó y apeló la resolución de la jueza.

El sindicalista de 55 a√Īos y su esposa Paola Fiege (34 a√Īos), est√°n acusados en el pa√≠s vecino de lavado de activos y pende sobre ellos una solicitud de extradici√≥n desde Argentina. Ambos tienen prisi√≥n domiciliaria¬†mientras se dicta la sentencia definitiva.

En una canal de televisi√≥n, Balcedo asegur√≥ que es totalmente inocente y¬†se defini√≥ como un ‚Äúingeniero empresario devenido a sindicalista‚ÄĚ que a los 32 a√Īos ya ten√≠a un patrimonio de 15 millones de d√≥lares.

La fiscal√≠a¬†solicit√≥ para el sindicalista 11 a√Īos de prisi√≥n y para su esposa 10 a√Īos. De aceptar la jueza la solicitud del fiscal, una vez que cumplan esa pena,¬†podr√°n ser extraditados hacia¬†la Argentina.

La propiedad allanada es de Mauricio Yebra, estrecho colaborador del ex titular del SOEME.

El juez de La Plata Ernesto Kreplak ordenó este jueves un allanamiento en la vivienda de Mauricio Yebra, un estrecho colaborador del ex titular del SOEME Marcelo Balcedo, y encontraron un centenar de armas en una caja fuerte.

El operativo, llevado a cabo por personal de Gendarmería Nacional en un domicilio de Ensenada, fue dispuesto por el juez que investiga una asociación ilícita liderada por Balcedo y montada alrededor del gremio para desviar fondos.

En una habitación oculta en la propiedad de Yebra, que se encuentra detenido en esta causa, se encontraron sofisticadas cajas fuertes que contenían un centenar de armas.

Seg√ļn informaron fuentes policiales, Yebra, quien fuera la mano derecha del sindicalista, tiene 119 armas registradas a su nombre en el Renar.

Balcedo se encuentra detenido desde enero de 2018 en Uruguay, donde se encontraba al momento de su arresto.

Sobre el sindicalista pesa un pedido de extradición, que se retrasó porque en el país vecino se abrió otra causa a raíz de los bienes que posee en ese territorio.

La jueza de Uruguay María Elena Mainard aceptó el pedido de Kreplak a la finalización del proceso en su contra en ese país por los delitos de lavado de activos, tráfico de armas, contrabando y apropiación indebida.

La abogada del sindicalista, considera que el caso debe tramitarse en la Justicia argentina.

La abogada del sindicalista del SOEME Marcelo Balcedo, Mariana Barbitta pidió que Uruguay deje de investigarlo tanto a su defendido como a su mujer Paola Fiege en la causa por lavado de dinero y que sea juzgado sólo en la Argentina ya que considera que hay dos expedientes por los mismos hechos en ambos países.

Si bien el planteo ya fue rechazado en primera instancia por el juez federal Julián Ercolini, la defensora de Balcedo apeló y hace unos días realizó el pedido ante la Sala I de la Cámara Federal la cual debe determinar en qué jurisdicción queda la causa.

‚ÄúQuien inici√≥ el expediente fue la Justicia Argentina y es la jurisdicci√≥n que corresponde. Adem√°s, la causa de La Plata tiene que estar en Capital Federal porque la administraci√≥n del SOEME es de ah√≠ y las extracciones cuestionadas son de un banco en la Ciudad de Buenos Aires‚ÄĚ, indic√≥ Barbitta. Seg√ļn la abogada,¬†‚Äúdesde 1955 tiene domicilio en la Capital Federal por lo que no se debe investigar en La Plata‚ÄĚ.

Balcedo está detenido en Uruguay desde el 4 de enero por pedido de Kreplak en el marco de una causa por lavado de dinero, pero a raíz del hallazgo de distintos bienes en aquel país se inició una causa paralela también por lavado de dinero.

Semanas atrás, la jueza de Uruguay María Elena Mainard finamente aceptó el pedido de Kreplak, sobre la extradición aunque supeditó la misma a cuando culmine el proceso en su contra en ese país por los delitos de lavado de activos, tráfico de armas, contrabando y apropiación indebida.

La respuesta de la Justicia Uruguaya fue a favor pero se suspende la entrega¬†‚Äúhasta la conclusi√≥n de la causa que se le sigue‚Ä̬†en Uruguay¬†‚Äúo hasta que opere la extinci√≥n de la condena‚ÄĚ.

Así fue ordenado hoy por el juez Kreplak quien pondrá a personal del Ministerio de Trabajo de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires al mando


 

El juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak, ordenó hoy la intervención judicial de OSTEP, la obra Social de los Trabajadores de la Educación Privada del gremio SOEME que conducía el ahora detenido Marcelo Balcedo, investigado por presunto lavado de dinero.

Lo ordenó el juez al detectar irregularidades en la obra social, como ser familiares de Balcedo que están a cargo de la misma en coincidencia con las autoridades del SOEME. Así el juez pone en la intervención a personal del Ministerio de Trabajo de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires, tal cual ya lo hizo con el propio sindicato.

Balcedo está detenido en Uruguay donde fue detenido en enero pasado por pedido del juez Kreplak: las autoridades del país vecino ya decidieron que la entrega del sindicalista será una vez que finalice las causas iniciadas allí por el mismo delito.

La jueza de Uruguay María Elena Mainard finamente aceptó el pedido del juez federal de La Plata Ernesto Kreplak, aunque el retorno a Buenos Aires de Balcedo y de su esposa, Paola Fiege, se cumplirá recién cuando culmine el proceso en su contra en ese país por los delitos de lavado de activos, tráfico de armas, contrabando y apropiación indebida.

Por pedido del juez Kreplak, Balcedo y su esposa fueron detenidos el pasado 4 de enero en la estancia El Gran Chaparral, en Playa Verde, a unos kilómetros de Punta del Este, donde el sindicalista tiene otras propiedades a su nombre.

El magistrado platense hab√≠a reclamado adem√°s al vecino pa√≠s la repatriaci√≥n de todos los bienes confiscados al sindicalista (entre ellos figuran autos de alta gama, propiedades, terrenos y 7,5 millones de d√≥lares en efectivo hallados en cajas de seguridad), aunque por el momento tampoco podr√° disponer de ello, ya que la juez uruguaya dispuso ‚Äúla conservaci√≥n temporaria de los mismos bajo condici√≥n‚ÄĚ

Fuente: NA

De todas maneras primero deberán rendir cuentas ante la Justicia uruguaya por delitos cometidos en ese país, con lo cual puede demorarse su regreso a Argentina.

La Justicia de Uruguay aceptó extraditar al sindicalista Marcelo Balcedo y a su mujer Paola Fiege, pero su regreso a la Argentina se demorará, ya que ambos deben rendir cuentas por delitos cometidos en el país vecino. Ambos cumplen prisión preventiva, acusados de los delitos de lavado de activos, contrabando, tráfico de armas y apropiación indebida.

En Argentina, el ex secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de la Minoridad y la Educación, es investigado por el juez Ernesto Kreplak, que lleva adelante un expediente en el que se acusa al sindicalista de liderar una asociación ilícita para perjudicar a los afiliados del Soeme.

El magistrado solicitó el pasado 23 de enero la extradición de Balcedo y Fiege y hoy la magistrada uruguaya María Elena Mainard aceptó el pedido.

El gremialista y su mujer fueron apresados en Uruguay el día 4 de enero y al momento de su detención tenían en su poder armas de fuego y más de 500 mil dólares. Luego en diversos allanamientos se les fueron encontrando bienes y más efectivo.

Se los acusa de destruir pruebas y encubrir al titular del gremio, quien se encuentra detenido desde enero pasado.


El juez federal de La Plata Ernesto Kreplak ordenó hoy una serie de allanamientos en distintos puntos de la provincia de Buenos Aires, en el marco de una investigación sobre empleados y ex directivos del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME).

Los diez allanamientos se realizaron en Adrogué, San Francisco Solano, Lomas de Zamora, La Plata, Capital Federal y Vicente Lopez, Los operativos estuvieron encabezados por Gendarmería.

El juez abrió una investigación paralela a la de enriquecimiento ílicito y administración fraudulenta contra el secretario general de SOEME, Marcelo Balcedo y su pareja, Paola Fiege. A los empleados se los acusa de destrucción de prueba y encubrimiento de Balcedo.

La denuncia había sido presentada por el fiscal federal de La Plata Hernan Schapiro y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC). Como parte de la causa, que estuvo mantenida bajo secreto de sumario, se intervinieron seis teléfonos de una flota que estaba a nombre del gremialista Marcelo Balcedo.

En la causa principal el juez sigue tramitando la extradición de Balcedo y Fiege, quienes se encuentran detenidos en Uruguay desde el 4 de enero y tienen una causa pendiente allí. Kreplak no descartó la opción de que los acusados vengan a declarar a Argentina y sean trasladados nuevamente del otro lado del Río de La Plata.

Habrían colaborado sacando documentación clave para la causa contra el sindicalista.


El fiscal federal de La Plata Hernan Schapiro y la PROCELAC denunciaron a empleados del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) por destrucción de pruebas y encubrimiento a partir de escuchas en la causa .

La denuncia fue presentada ante el juez federal de La Plata Ernesto Kreplak, quien ya abrió una causa paralela para investigar el hecho, y a su vez solicitó la extradición de Marcelo Balcedo por presunto lavado de dinero.

De esta forma, Kreplak va a investigar en paralelo el supuesto encubrimiento y el presunto lavado de dinero por parte de Balcedo y su mujer Paola Fiege.

Las supuestas maniobras de encubrimiento y destrucción de prueba se evidenciaron a partir de escuchas telefónicas de equipos a nombre de Balcedo pero que utilizaba personal del sindicato.

Los teléfonos estaban intervenidos desde antes de la detención de Balcedo ocurrida el 4 de enero pasado en Uruguay y mostraban conversaciones entre personal del SOEME que intentaba borrar pruebas. Las intervenciones comenzaron a mediados de diciembre y siguieron después de la detención.

En ellas aparece Andrea Carabajal, una empleada del SOEME, quien se comunica con un hombre identificado como ‚ÄúDiego‚ÄĚ (ser√≠a Diego Cataldi) y le avisa que est√°n mandado dinero en efectivo.

“Escuchame… tarea para el martes, porque es sumamente urgente, hoy ya no se puede… Tarea urgente para el martes; me dijo el contador que te avise… Apenas llegás… Yo ahora voy a ir a comprar los pendrives… Apenas llegas sacás todo lo que tenés en la máquina de San Juan y Mendoza… Lo que tenías en mails de cheques, ante la duda borrás todo, porque tenemos sí o sí allanamientos la semana que viene… A él le preocupa vos y yo porque tengo todos los cheques de Agus, así que yo ahora voy a ir a hacer un poco, porque yo tengo un montón… Y el martes Oscar y Juli que nos ayuden, y todo lo que tenemos de lo que sea, todo va afuera… No queda nada en SOEME“, le dijo Carabajal por teléfono a otra empleada.

‚ÄúChe escuchame Dieguito, te hago una pregunta‚Ķ Mir√° que el contador me dijo que borres todo, todo, todo‚Ķ O sea que si me dec√≠s que mandaste algo alguna vez, me lo vas a tener que mandar todo de vuelta‚ÄĚ, surge de los dichos de Carabajal en otra escucha.